Por: Irene Vizcaíno 16 septiembre, 2016

La defensora de los Habitantes, Montserrat Solano Carboni, fustiga el desinterés institucional por cumplir con derechos y facilitarle los servicios a los ciudadanos. Para ella, la falta de un rótulo que informe el horario correcto en la farmacia de un hospital, o la exigencia de documentos repetidos para una beca escolar, son claros ejemplos de esta situación.

"No hay cultura institucional de que lo que están garantizando es un derecho, no haciendo beneficencia. El Estado no hace beneficencia, cumple derechos", recordó la defensora.

Solano enfatizó en que el Estado debe poner mayor esfuerzo en asegurarle la información correcta al ciudadano y en aclarar la "maraña institucional" que lo confunde.