Celso lleva al terreno de juego los libros que le heredó su madre y el fútbol que le enseñó su padre. Sin uno de esos recursos, no sería el jugador que hoy es

Por: Antonio Alfaro 1 julio, 2016

Celso Borges es el jugador tico ejemplar: habla varios idiomas, lee con frecuencia, desde ya estudia para director técnico, entrena con profesionalismo y nadie como él ha sumado tantos juegos con la Selección a los 28 años. Es difícil imaginar que sus padres lo sacaron de una etapa de conformismo para que buscara todo eso. Pero así fue, según confiesa en este diálogo.

Otros diálogos recientes: