Por: Antonio Alfaro 2 marzo, 2016

Alexandre Guimaraes no se inmuta, ni siquiera frunce el ceño, cuando le decimos que su hijo ya lo superó. Incluso, se muestra orgulloso, sin apego a la vieja gloria de Italia 90 o sus posteriores éxitos como entrenador.

El dos veces técnico mundialista, estratega de la Selección Nacional de Costa Rica en Corea-Japón 2002 y en Alemania 2006, acepta de buenas a primeras las vueltas del destino: si hace unos años, Celso Borges era conocido como "el hijo de Alexandre Guimaraes", hoy parecen cercanos los días en que Guimaraes sea conocido como "el papá de Celso".

Guima desapareció de los tabloides en aventuras lejanas y cedió protagonismo, pero disfruta la consolidación de su hijo en el fútbol europeo. "Por suerte, nunca ha sido esto una competencia, lo que queremos todos los padres es que nuestros hijos sean felices y que logren sus sueños. Desde ese punto de vista, la familia ha estado muy pendiente".

Durante el diálogo, Guimaraes aborda temas polémicos como las declaraciones de otro técnico, Jorge Luis Pinto, sobre el capitán Bryan Ruiz en el Mundial de Brasil 2014, la disposición de regreso a la Fedefútbol, sus acercamientos a otros equipos como Alajuelense, y su visión del fútbol como un deporte "de momentos". De paso, hizo una revelación: ya desea volver al banquillo.

Etiquetado como: