Deportes

Equipo tico se mide a Estados Unidos este sábado

Selección de Costa Rica tiene otro reto: empatar a la generación de 2002 en Copa Oro

Actualizado el 21 de julio de 2017 a las 11:22 am

Deportes

Selección de Costa Rica tiene otro reto: empatar a la generación de 2002 en Copa Oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La Selección Nacional entrenaba en un parque durante la Copa Oro 2002. (Archivo)

Dallas, Texas

La Selección Nacional de 2002 dejó su huella en la historia del fútbol tico por su estilo de juego, terminar primera en la hexagonal de ese entonces y regresar a un mundial mayor tras dos ausencias.

Después de esa buena época, el equipo de Brasil 2014 sobrepasó con creces el recuerdo de aquel grupo, tras avanzar a cuartos de final de la cita planetaria.

Sin embargo, en lo que respecta a Copa Oro, la generación dirigida por Alexandre Guimaraes se mantiene como la única que ha clasificado a una final de este certamen.

Eso lo intentará dejar atrás la actual selección, bajo el mando de Óscar Ramírez, quien ya consiguió vencer a Honduras por primera vez en dicho torneo y devolver a Costa Rica a una semifinal tras tres ediciones consecutivas sin hacerlo.

Lea: Dos gigantes de 1,96 m. chocarán en el Costa Rica-EE. UU.

Para ello la Nacional, tiene que enfrentarse este sábado a Estados Unidos, precisamente el mismo representativo que le quitó la oportunidad de ganar el título en su única presencia.

Eso sucedió precisamente en febrero de 2002, meses antes de la Copa del Mundo. Su desempeño le permitió acceder hasta esa instancia, pero cayó con marcador de 2-0.

Ese grupo culminó el torneo con un 66,6% de rendimiento y hasta este año, era la que mostraba mejores números. Pero en el actual torneo la Tricolor ya tiene un 83,3%.

La diferencia, hasta ahora, está en lo largo que pueda avanzar este grupo en la Copa Oro 2017.

El defensor Johnny Acosta disputa el balón con el volante Miguel Camargo en el juego entre Costa Rica y Panamá de cuartos de final de la Copa Oro (AFP)

Si la selección derrota a los norteamericanos en la semifinal o accede por la vía de los penales, igualará esa marca de hace 15 años y además tendrá un mejor porcentaje de desempeño.

Por el contrario, si pierde, quedará con en el mismo rendimiento de ese entonces, 66,6%, pero sin clasificarse hasta el partido decisivo.

Aquella disputa histórica por el título tuvo como titulares a Erick Lonnis, Gilberto Martínez, Luis Marín, Reynaldo Parks, Carlos Castro, Wílmer López, Mauricio Solís, Harold Wallace, Steven Bryce, Paulo Wanchope y Rónald Gómez. Ingresaron de cambio Wálter Centeno, Hernán Medford y William Sunsing.

Desde ese momento y hasta hoy, esta camada es considerada como aquella que venció paradigmas, como lo detalló La Nación en una nota tras superar a Corea del Sur en la semifinal del certamen.

"Tras cada escollo, los hombres de la Selección Nacional han logrado reafirmar el espíritu colectivo de un grupo que, al parecer, nació para romper viejos mitos y explorar nuevas rutas por caminos inéditos", se lee en la publicación del 31 de enero de 2002.

Para ese entonces, la Sele ya estaba clasificada al mundial de Corea y Japón, por lo que la confianza estaba a tope, recordó Alexandre Guimaraes.

"Se había clasificado con 23 puntos en la eliminatoria, mostrando un buen nivel y eso hizo que llegáramos como una de las favoritas para ganar el torneo", comentó.

Guima describe que el equipo tenía muy claro su objetivo, que era conquistar el cetro, y aunque no se logró, dejaron un listón que hasta ahora ha sido imposible de alcanzar.

"Cuando clasificamos a cuartos de final del torneo nos quitamos un peso de encima porque era importante avanzar y jugar la mayor cantidad de partidos posible".

Eso también le daba más fogueos a la Mayor, ya que en ese entonces los amistosos internacionales no eran recurrentes y la Copa Oro también les aportó eso camino al Mundial.

Jeff Agoos marcó una de las dos anotaciones de Estados Unidos en la final de la Copa Oro 2002 ante Costa Rica. (Archivo)

"Pudimos hacer casi como una primera etapa de preparación para el mundial; eso fue bueno para darle más competencia a los jugadores".

Reynaldo Parks, defensor de esa selección, recuerda también que además de la mentalidad, había una base sólida.

"Una ventaja que tuvimos fue que todos estábamos jugando en el fútbol nacional, era un equipo muy compacto", destacó el exfutbolista.

En dicha copa, la Sele derrotó a Martinica (2-0) y empató ante Trinidad y Tobago (0-0) en la fase de grupos. Después superó a Haití (2-1), a Corea (3-1) y perdió en la final.

Por su parte, el equipo actual inauguró el torneo con victoria ante Honduras (1-0), luego empató  con Canadá (0-0) y cerró la primera ronda con triunfo sobre Guayana Francesa (3-0). En los cuartos de final derrotó a Panamá (1-0).

Para el capitán de la Mayor, Bryan Ruiz, Estados Unidos tiene algo de ventaja por estar en casa, pero confía en sacar el resultado.

"Es una selección compacta, con buen juego, pero en esta instancia ante cualquier equipo va a ser muy duro", comentó.

Patrick Pemberton, arquero titular del combinado patrio, cree que el grupo está preparado para meterse en la final.

"El equipo está comprometido, poniendo el pecho a las balas con todas las lesiones que se han presentado. Somos conscientes que podemos dar más", agregó el guardameta.

El partido entre Costa Rica y Estados Unidos será este sábado a las 8:15 p. m. en el AT&T Stadium, en Arlington, Texas.

  • Comparta este artículo
Deportes

Selección de Costa Rica tiene otro reto: empatar a la generación de 2002 en Copa Oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fiorella Masís

fiorella.masis@nacion.com

Periodista de Deportes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre deportes alternativos.

Ver comentarios
Regresar a la nota