Deportes

Inapelable triunfo ante Corea del Sur

La Selección Nacional confirmó en Seúl que Brasil no fue solo un sueño

Actualizado el 15 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Con la mayoría de su base la Sele aclaró que en el Mundial no hubo casualidades

La defensa lució ordenada y el juego tricolor claro, en el cual se lució Borges

Deportes

La Selección Nacional confirmó en Seúl que Brasil no fue solo un sueño

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica venció 3 a 1 a la selección de Corea del Sur (Fedefútbol)

La Selección Nacional emocionó la madrugada de ayer no por ese triunfo 1-3 ante Corea del Sur, sino por la confirmación de que el talento y brillo mostrados en el Mundial de Brasil están ahí, al servicio del técnico que sea.

Con nueve de los 11 titulares que hicieron historia en la cita suramericana, la Tricolo r volvió a evocar en Seúl la memoria de aquel dulce pasaje brasileño: un fútbol ordenado y claro, escaso de grietas atrás y con una consigna más que definida arriba.

Y lo hizo frente a otro combinado mundialista, que aún sin el pedigrí de Inglaterra, Italia u Holanda la exigió con un repertorio de velocidad y primera intención.

Muy rápido se supo entonces cómo estaba la Selección en defensa, epicentro de críticas luego de aquel ajustado triunfo ante Omán solo cuatro días antes y con la única variante de Michael Umaña por Roy Miller; porque, aún sabiendo lo que se jugaba, Paulo César Wanchope se negó a renunciar a su línea de cuatro.

Se podría decir que el regreso de Umaña a la Tricolor contagió de seguridad al resto de la zaga, pero lo cierto es que ese reencuentro de nombres recreó por sí solo la mística de un combinado que ya se conoce de memoria.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Brasil, otra vez. Guardando distancias en escenario y rivales, no hay que ser mezquinos en negarle a los seleccionados el aplauso de una victoria redonda, que apeló a aquel fútbol alegre que los llenó de elogios hace tres meses y que ayer de nuevo les pintó una enorme sonrisa de satisfacción en el rostro.

Con el aura de Keylor Navas en el arco y los votos de la zaga renovados, Yeltsin Tejeda y Celso Borges se atrevieron a adelantar líneas en busca de ese control arriba, parte de la apuesta de Wanchope por darle más ofensiva a esta Sele .

El gol de Borges a pase de Bryan Ruiz, al 37’, le devolvió protagonismo al capitán tricolor, hasta entonces poco notable pero desde ahí en adelante de nuevo indiscutible.

La igualdad surcoreana, al filo del descanso, terminó siendo solo una llamada de atención y no una condenatoria, porque apenas reiniciado el partido volvió a aparecer el hombre del partido.

David Ramírez, de las grandes herencias de esta “era Wanchope”, le allanó el camino a Borges con una gran jugada por derecha y el volante solo tuvo que empujar, de “taquito”, un balón que puso las cuentas 1-2. Fue uno de esos goles que cualquier aficionado se desea para el equipo de sus colores.

Si bien Corea del Sur nunca bajó los brazos, Óscar Duarte llevó calma, al 77’, con un certero cabezazo. Fue el punto final: la confirmación renovada y puntual de que Brasil no fue solo un sueño. Basado en la transmisión de Canal 7 y el apoyo del periodista Diego Ureña, en Seúl.

  • Comparta este artículo
Deportes

La Selección Nacional confirmó en Seúl que Brasil no fue solo un sueño

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota