Deportes

Dos riflazos acercan a la Selección de Costa Rica a Brasil

Actualizado el 19 de junio de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Dos riflazos acercan a la Selección de Costa Rica a Brasil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dos riflazos, gritados por el pueblo futbolero, sacaron de las brasas un juego que se veía incierto y que pareció llevar rumbo a la angustia.

Sin embargo, en el fútbol goles son amores y no buenas razones: dos tantos en los meros albores de la segunda mitad enderezó el rumbo del juego y permite vislumbrar que la gran meta del Mundial no es un sueño de opio.

Aún falta, mas con lo cosechado y lo andado ir a Brasil ya no parece una idea descabellada.

Se sufrió ayer, cierto; sobre todo en la inicial. La complementaria, aunque tampoco fue miel sobre hojuelas, fue otro cantar.

En esa primera parte, a Costa Rica le faltó claridad y criterio con la pelota; tendió a equivocarse y precipitarse cuando tuvo que jugarla.

Si bien hubo momentos en que el pie a pie fue ordenado y prolijo -sobre todo al arranque de los primeros 45 minutos-, en no pocos “guerreó” el balón; dividido, le facilitó las tareas de vigilancia a la zaga canalera en su área.

Ahí, los espacios se cotizaban a precio “de quema”: tico que se acercaba por esos rumbos era cateado, sin más ni más (labor facilitada por un ineficiente árbitro central Courtney Campbell, de Jamaica).

Lo de Panamá era previsible: su intención era llevarse algo de esta visita y por eso dejaban todo enllavado atrás antes de irse a buscar algo en el campo tricolor.

Ojo, fueron los panameños quienes dispusieron de las oportunidades de marcar; fueron tres.

Una de ellas en el codo derecho del arco de Keylor Navas; en dos, fue el meta el que metió las manos por la Sele.

Sin embargo, los jugadores proponen y el fútbol dispone.

Vuelco. Literalmente, en un dos por tres, archivó dudas, puso el juego de su lado y la aguja de la brújula de la eliminatoria apuntando hacia el sur del continente.

Bryan Ruiz, de tiro libre, y Celso Borges, con tremendo remate al ángulo izquierdo de Jaime Penedo, resolvieron el partido en menos tiempo del que se tarda en contarlo.

Panamá quedó “tocado” y aunque quiso el regreso, la verdad es que –entre las urgencias del marcador en contra y la precariedad de su posición en la tabla– se le nubló la mente y terminó como el boxeador que recibe un impacto limpio en la mandíbula.

PUBLICIDAD

Con el 2-0, el equipo tico se alivianó y pudo llevar a su modo el resto del juego.

Una frase hecha del futbol dice que el gol es el táctico de los partidos: con lo visto anoche, esa sentencia futbolera tiene sustento.

Fue un buen triunfo para Costa Rica desde el punto de vista de que pudo enderezar el entuerto de la inicial; excelente, porque se saca la tarea y se mantiene la marca perfecta, el undécimo mandamiento.

Terminó el juego con un conato de bronca, dimes y diretes, que no pasaron más allá.

Al final, Costa Rica se va satisfecha y con una sensación: Brasil no está lejos.

  • Comparta este artículo
Deportes

Dos riflazos acercan a la Selección de Costa Rica a Brasil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota