Deportes

El rey ha muerto... ¡que viva el rey!

Actualizado el 19 de junio de 2014 a las 12:00 am

Chile sentenció el adiós de la campeona del mundo y acaso también la despedida de una brillante generación

Deportes

El rey ha muerto... ¡que viva el rey!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todos los periódicos del mundo dirán lo mismo: abdicaron dos reyes el mismo día. La coincidencia es tan ingrata y tan cruel como improbable. Y sin embargo sucedió. Desde su sede en Madrid, El País repartía entonces su portada: Juan Carlos I dejó de ser el rey de España… España dejó de ser el rey del futbol.

El Maracaná recibió a las dos rojas pero la furia la puso una sola: Chile. Los dirigidos por Sampaoli se sacaron de encima el disgusto de nunca haberle ganado a España (emulando la hazaña tica frente a Uruguay) y de paso se cobraron el 2-1 con el que cayeron en el Mundial pasado frente a los ibéricos. Cosas de la vida, también habían perdido (2-0) en el propio Maracaná, cuando se enfrentaron ambas selecciones en el Mundial del 50.

El legendario estadio (recién cumplió 64 años) distaba, sin embargo, de traer buenos recuerdos a los pupilos de Vicente del Bosque. Fue en esa cancha donde un año atrás perdieron 3 a 0 con Brasil la final de la Copa de Confederaciones, sembrando una que otra duda de cara a la gran cita que durante un mes entero paraliza al mundo. ¿Serían capaces de superar a Brasil en casa? Hoy sabemos que incluso esa pregunta apuntaba demasiado alto: no veremos la final “soñada” por FIFA… Contra todo pronóstico España (junto a Australia) es la primera selección eliminada del Mundial; dos partidos jugados, siete goles encajados y solo uno anotado… de penal. ¿Quién se lo cree?

La (todavía) campeona también había tropezado en su debut del 2010, cuando Suiza prendió las luces de alerta superándola con un inesperado 1-0. Pero pasar de eso a ser devorado 5-1 por Holanda… no es de Dios. ¡Arreglad esto! tituló Marca . Pero no había arreglo posible. Chile, que venía de un entusiasta 3-1 frente a Australia, entró a la cancha bañado en mística, optimismo y orden táctico. Se la creyó. España, por su lado, lucía eliminada desde el minuto uno. Espejismo de sí misma, irreconocible.

Cuesta creer que ese rostro abatido (“la desolación hecha portero”, dijo el Huffington Post ) es el mismo del Iker Casillas que, cuatro años atrás, rompió todos los protocolos en plena entrevista con la periodista Sara Carbonero. Recién coronado campeón del mundo, Iker le plantó un beso tan emocionado como descarado a quien entonces era su novia y hoy es madre de su hijo. Dos años antes Casillas había ganado con España la Eurocopa 2008. Dos años después ganaría la del 2012… pidiendo al árbitro “¡respeto por Italia!”, rival al que la otrora furia roja liquidaba ya 4 a 0. ¿Qué sentido tenía reponer un solo minuto?

Tiempos virales: al igual que aquel beso espontáneo en Sudáfrica, el pedido de clemencia del capitán español al cuarto réferi le dio la vuelta al orbe en minutos. El mundo entero reconocería la grandeza del portero y el mundo entero, solo un par de años después, todo lo olvidaría. Se lo reclaman todo, como si la chispa no la hubiera perdido el conjunto entero, como si el declive de la (otra) Roja no fuera de la mano con el del Barça que, por primera vez en seis años (los mismos que tuvo de gloria España) no ganó nada. Así es el futbol, así es la vida.

“No creo que haya que hablar del fin de un ciclo. Vamos a quedarnos con lo bueno que ha tenido la selección”. Iker, al final del partido, mientras Chile entero era una fiesta. Mucho bueno ha tenido España y para el planeta entero ha sido un gusto verles jugar. Pero el ciclo, muy a pesar de Iker, llegó a su fin. Felipe VI es el nuevo rey de España. ¿Cuál será el nuevo rey del fútbol?

  • Comparta este artículo
Deportes

El rey ha muerto... ¡que viva el rey!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota