Deportes

Desde la tribuna

La pimienta, con mesura

Actualizado el 20 de enero de 2015 a las 12:00 am

Deportes

La pimienta, con mesura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Picar y picarse, sin bombardear la frontera del respeto, es parte del riquísimo sabor del fútbol.

Si las conferencias de prensa y las entrevistas futbolísticas transcurriesen todas con diplomacia cancilleril, con verbo cauto y música New Age de fondo, ¿quién las oiría? Los antes y después de los partidos serían como macarrones sin salsa.

¿No fue divertido leer a Jacques Sagot enfrascarse en candente tiroteo de fragmentos hepáticos con Jeaustin Campos? El virtuoso pianista del frac vs. el técnico más exitoso y mejor vestido en la historia del Saprissa, revueltos en una alberca de lodo para deleite de las masas.

Al final, abrazados a la distancia, ambos disfrutaron del título número 31, uno como DT y el otro como aficionado, dándose el gusto Sagot de teclear satíricas dedicatorias a los seguidores manudos, florenses y brumosos, en fa de fanfarria. Genial.

Mucho se crisparon los ánimos cuando Francisco Calvo, consultado por la calidad de los delanteros morados, respondió que no le preocupaban más que Messi y Falcao, a quienes ya había marcado. ¿Qué querían, que respondiera “sí, les tengo pánico, me están temblando las piernas y me estoy orinando de terror”? Tanto que se enojaron los hipersensibles y, al cabo de 15 días, trascendió que Calvo se vestiría de morado a partir de junio.

Hasta aquí, todo bien.

Lo que no se vale es tirar la piedra y esconder la mano, comportamiento típico del compañero de trabajo al que le encanta vacilar, pero no que lo vacilen.

Las que del todo son inadmisibles son las insinuaciones y, con mucha más razón, las afirmaciones injuriosas, calumniosas y/o difamatorias. Por eso, no se vale dar a entender que un equipo compró los errores de un jugador, para torcer el rumbo de una final, y no aportar pruebas. Tampoco, sugerir que el goleador del rival se dopa, ni conjeturar que el adversario montó una trifulca en la tribuna para enfriar un partido, ni indisponer a los hinchas contra futbolistas rivales, periodistas, dirigentes o jueces ni ninguna forma de incitación a la violencia. ¡Mesura!

  • Comparta este artículo
Deportes

La pimienta, con mesura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota