Deportes

Fervor y justo empate en el Sur

¡Ese pan se quemó en el horno!

Actualizado el 08 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Pérez Zeledón logró remontar el marcador, pero cedió en el cierre ante el ímpetu del rival

Una vez más, los campeones ofrecieron su dosis de voluntad y rescataron un punto

Deportes

¡Ese pan se quemó en el horno!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El balón se disputó ardorosamente en San Isidro de El General. El florense Waylon Francis le comete falta aquí al local Luis Stewart Pérez. | PABLO MONTIEL.
ampliar
El balón se disputó ardorosamente en San Isidro de El General. El florense Waylon Francis le comete falta aquí al local Luis Stewart Pérez. | PABLO MONTIEL.

San Isidro de El General. Si la vieja dama de la justicia se quitara de los ojos la venda de la equidad, perdería su razón de ser.

Tampoco se haría jamás la desentendida. Sin embargo, tras una acción postrera y controversial, en ese lapso que el juego llama de sobrevida, el Club Sport Herediano arrancó un valioso punto en el Sur.

A Pérez Zeledón se le quemó el pan en el horno y, finalmente, el 2 a 2 fue un justo empate.

He ahí la contradicción. Si bien es cierto que Minor Díaz se ayudó con una mano para habilitar a Yendrik Ruiz, quien venció a Adrián de Lemos en el 92’, también lo es que lo actuado por los protagonistas fue un reparto de fervor e igualdad.

Herediano sorprendió en el arranque. Esteban Ramírez dejó en los cordeles un tiro de esquina de Elías Aguilar, cuando solo se habían jugado cinco minutos.

La nómina titular de Claudio Miguel Jara enlistaba a un solo delantero: Minor Díaz. Si embargo, en los primeros 20 minutos, fue notorio el auxilio que el ariete recibía de Esteban Ramírez y de Elías Aguilar, quienes sumaban hasta conformar un tridente que obligó a Adrián de Lemos a pulir sus grandes virtudes como guardameta.

Declive y jerarquía. Conforme transcurría el primer capítulo, el oxígeno empezó a escasear en el medio campo florense.

En contraposición, los hombres del argentino Miguel Rossi comenzaron a pesar en el sector de la gestación futbolística, gracias al caudal creciente de Camilo Aguirre.

Fue, precisamente, el 10 colombiano del Sur quien se destapó con un auténtico obús para establecer la paridad en los cordeles.

Y al final del primer tiempo, Brunet Hay, hasta entonces errático, acertó con un disparo rastrero que, de nuevo, derrotó a Daniel Cambronero.

Cartas de Jara. Tal y como estaban las cosas, todo hacía prever que Pérez Zeledón ratificaría su dominio en el complemento y acabaría por asfixiar al Herediano, dadas las carencias en la preparación física de los monarcas, por los problemas harto conocidos del plantel.

Sin embargo, ante la propuesta de Miguel Rossi, quien reforzó las tareas de enlace con Luis Stewart Pérez (relevo de Bostal, al 62’), Claudio Jara apostó por Waylon Francis y Yendrick Ruiz.

PUBLICIDAD

Los relevos que ingresaron por Núñez y Ramírez, en los minutos 46 y 58, respectivamente, revitalizaron las opciones florenses.

Fue, entonces, cuando el duelo se tornó parejo y agradable a la vista de los aficionados, con atajadas espectaculares de los guardamentas De Lemos y Cambronero.

Al final, una acción postrera y controversial derivó en paradoja y justicia. De nuevo, el monarca retó a la adversidad. Y a los del Sur, ¡ese pan se les quemó en el horno!

  • Comparta este artículo
Deportes

¡Ese pan se quemó en el horno!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota