Deportes

Semblanza

El menor de los Thome se ganó el corazón de la Copa del Café

Actualizado el 05 de enero de 2014 a las 12:00 am

Deportes

El menor de los Thome se ganó el corazón de la Copa del Café

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
JOSÉ RIVERA

Muchas veces la presión de tener un hermano prestigioso mina el éxito de una persona, pero este no es el caso de Kenneth Thome, quien escribió su propia historia en la Copa del Café, y la sigue escribiendo.

En sus primeras participaciones como jugador enfrentó la presión de tener un hermano que ya era favorito y que había demostrado que podía dar a Costa Rica, grandes éxitos. De Kenneth se esperaba lo mismo, pero él era mucho más joven y no tenía experiencia.

“Todos me preguntaban: ¿usted es el hermano de Fred? Pero yo siempre lo vi como algo positivo, ya que tenían expectativas de mí”, expresa el tenista, quien aún juega en torneos máster.

Ahí llegó su primer buen año en 1984, cuando compartiendo cancha con su hermano llegó hasta las semifinales de dobles y a la final del Torneo de Naciones.

“Recuerdo jugar con Fred en estadios llenos y él siempre me decía que bloqueara lo que estaba pasando alrededor”, manifiesta Kenneth sobre esa experiencia.

En ese mismo año, su hermano dio la campanada al llegar a la final en individuales. Como era el último torneo de Fred por su edad, toda esas expectativas de repetir la faena cayeron en Kenneth, quien en corto plazo complacería a los costarricenses fieles a la Copa del Café.

Y en 1985 sería su año de auge, al llegar a las semifinales de dobles y del Torneo de Naciones, con Jan Holtermann, pero una gran pareja española, Javier Sánchez y Tomás Carbonell les impediría llegar al último día en ambas categorías.

Pero la mejor labor llegaría en singles , donde pese a la apretada agenda al avanzar tanto en las tres categorías, llegaría hasta semifinales y perdería en tres sets ante el salvadoreño Michael Merz, quien al final fue monarca del campeonato.

Terminó su participación en 1986, pero una lesión durante el torneo provocó una salida temprana.

Kenneth Thome no se conformó con su etapa como jugador y ahora vive una nueva etapa como organizador, en la que aún se mantiene.

Hoy es el presidente del comité organizador y es el que toma las decisiones más importantes en el torneo de tenis juvenil más relevante de toda Centroamérica.

PUBLICIDAD
Kenneth (derecha) y Fred Thome en la final del Torneo de Naciones que disputaron en 1984 contra una pareja estadounidense.   | CORTESÍA DE JOSÉ PASTOR
ampliar
Kenneth (derecha) y Fred Thome en la final del Torneo de Naciones que disputaron en 1984 contra una pareja estadounidense. | CORTESÍA DE JOSÉ PASTOR

“Es devolverle a la Copa que le dio a uno tantas emociones y a uno le hace feliz continuar con esta tradición, a un evento que uno quiere tanto”, dice Thome sobre cuál es su motivación para ser organizador.

Kenneth cumple su quinta edición como presidente en este 2014 y quiere continuar dos años más antes de ceder ese puesto.

“Creo que he dejado orden en la Copa, una buena organización, un excelente trato a los participantes, pero esto ha sido un trabajo en equipo del comité”, relató.

  • Comparta este artículo
Deportes

El menor de los Thome se ganó el corazón de la Copa del Café

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota