Deportes

Otros Deportes

Del cielo al infierno y de regreso: la odisea del esposo de la jinete tica accidentada

Actualizado el 25 de septiembre de 2014 a las 08:00 am

A pocas horas de regresar a Costa Rica,  el esposo de la jinete Claudia Romero relata cómo salieron avante luego del grave accidente que la deportista sufrió en el  Mundial Ecuestre en Francia.

Deportes

Del cielo al infierno y de regreso: la odisea del esposo de la jinete tica accidentada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Juan Diego Villegas posteó esta imagen con su esposa. (Facebook Juan Diego Villegas)

Redacción

Acompañar a un ser amado a cumplir un sueño puede ser una de las experiencias más hermosas de la vida. Para Juan Diego Villegas, esposo de la jinete Claudia Romero, ese sueño estuvo a punto de convertirse en su peor pesadilla.

A finales de agosto, mientras participaba en el Mundial Ecuestre en Francia, la deportista sufrió un grave accidente en el que murió su caballo, "Dorado".  En plena competencia, la tica perdió el control en una ladera de complejas curvas y se salió de ruta hasta estrellarse contra un árbol. Romero sufrió complicación pulmonares y de hígado, así como fracturas. Por eso los médicos del hospital de Avranches, en Francia, le indujeron un coma.

"Llegué a practicar en mi mente lo que le iba a decir a mi hijo cuando llegáramos (de regreso a Costa Rica). Le iba a decir: mamá no vino, mamá nos acompaña; nos ve desde el cielo. ¡Imagínese lo terrible! Él es un niño de 4 años que nos estaba esperando", contó con nostalgia Villegas.

El cónyuge viajó con la ilusión de acompañar a su esposa en el Mundial Ecuestre que se llevó a cabo en Normandía. Llevaban en sus maletas el sueño de representar al país, pero en cuestión de segundos sus vidas sufrieron un brusco cambio.

La aventura empezó a tomar matices oscuros el 28 de agosto, cuando el caballo de Claudia Romero se accidentó.  El animal cayó fulminado por el impacto; la jinete quedó maltrecha... muy maltrecha.

"Hubo momentos de mucho miedo, de mucho temor, de mucha tristeza. Yo no puedo negar que pasé noches oscuras, sobre todo al principio, cuando la iba a ver y ella estaba en estado crítico...  Todas las cosas que podían salir mal. Nosotros podemos decir que pasamos por donde asustan", explicó Villegas, quien tiene previsto llegar al país este viernes.

Después de la tempestad, vino un poco de calma. Aunque los pronósticos médicos eran poco alentadores, Villegas decidió espantar la tristeza y la suprimió por esperanza.  Aunque en coma y sometida a operaciones, el esposo sabía que la jinete lucharía por su vida. Por eso se llenó de la convicción de que todo iba a salir bien.

La jinete Claudia Romero abandonó en medio de sonrisas el hospital de Avranches.
ampliar
La jinete Claudia Romero abandonó en medio de sonrisas el hospital de Avranches. (Juan Diego Villegas)

Durante los seis días que la competidora permaneció en coma, el cónyuge –voz principal del desaparecido grupo Tango India– permaneció vigilante a a su lado. El momento cumbre tuvo lugar cuando los médicos le informaron que sacarían a la jinete del coma.  Sería ese el momento de conocer, con certeza, las secuelas de sus lesiones.

Juan Diego Villegas esperó en completa soledad el anuncio. "Es como cuando uno es un chiquito y está esperando a que el Niño venga en diciembre para ver qué le trae; una especie de fantasía con ansiedad. Me preguntaba si me iba a traer lo que pedí: felicidad pura", contó entre risas.

El 12 de septiembre marcará un antes y un después en el matrimonio Villegas-Romero. El aval médico para que la jinete abandonara el hospital revivió el sueño con el que llegaron a Normandía.

"La salida del hospital fue un enorme paso para nosotros como pareja. Diferente es poder pasar la noche con ella cuidándola, acurrucándola. Eso fue un giro total como pareja en nuestra vida", destacó.

Mientras Romero convalecía, su esposo tuvo que coordinar con parientes y allegados en Costa Rica el cuido de los dos pequeños hijos del matrimonio: Marcelo, de 4 años, y Montserrat, de año y medio. Con el mayor tuvo que acudir a una "mentira piadosa" para que no se desesperara por la tardanza en la llegada de su madre.

"Marcelo en un principio creyó que toda esta misión era para buscarle un disfraz del Hombre Araña. Con eso me lo lleve 'cuenteado' varias semanas. Luego él mismo me dijo que si era que estaban arreglando el avión. Eso me dio una excusa para decirle que sí. Hubo una semana en la que él se sintió triste", finalizó el conocido músico.

Juan Diego Villegas explicó que valoraron la posibilidad de no hablar con los medios de comunicación sobre el percance, pero al final se armó de valor y al recibir la llamada de Rodolfo Martín, de Al Día, decidió que tenían la responsabilidad de dar la información.

Este viernes el matrimonio Villegas-Romero estará de vuelta en Costa Rica.  Será el momento propicio para reinventar su futuro. Normadía sería desde entonces un lejano recuerdo.

  • Comparta este artículo
Deportes

Del cielo al infierno y de regreso: la odisea del esposo de la jinete tica accidentada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota