Deportes

Finales de la NBA

Los fundamentos de los Spurs contra el heroísmo del Rey

Actualizado el 06 de junio de 2013 a las 12:00 am

San Antonio es un equipo hecho y medido por Gregg Popovich. No es el más vistoso pero sí efectivo

Wade no está al 100% y Bosh no ha aparecido en play-off. Todo en Miami depende de LeBron James

Deportes

Los fundamentos de los Spurs contra el heroísmo del Rey

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El pasado 21 de abril, cuando Miami inició su postemporada, el Heat parecía ser el único candidato merecedor de la corona.

De eso no ha cambiado mucho, el equipo de LeBron James llega como favorito a las finales de la NBA. Pero ese margen de favoritismo, la aurora de un Heat invencible, ha disminuido considerablemente.

¿Qué pasó? Pasaron los Pacers, un cuadro que forzó al sétimo partido en las finales del Este, demostrándole al Rey que el juego en conjunto sigue venciendo al más talentoso del poder individual.

En cambio, los Spurs iniciaron los play-off llenos de dudas por la veteranía de su núcleo principal. Una foto de hace seis años de Manu Ginóbili demuestra el paso del tiempo y Tim Duncan ya ha jugado por 16 años en esta liga. El mismo base francés Tony Parker ya acumula 31 primaveras.

Con el paso de los partidos y el dominio en las series –barridas ante Lakers y Grizzlies– esa historia de lo viejo que es San Antonio fue pasando de moda.

Los Spurs lograron avanzar por la postemporada sin derramar una sola gota de sudor que no fuera necesaria, al tiempo que jóvenes como el novato Kawhi Leonard (titular con 21 años de edad) mostraron estar a la altura de los play-off y las demandas de Gregg Popovich.

Rey solo. Dwyane Wade y Chris Bosh combinados apenas alcanzan la producción ofensiva de LeBron. James (26 puntos por juego), quien por sí mismo reparte más asistencias por partido que sus dos compañeros del Big Three.

En esta postemporada más que nunca se ha visto como una falsedad el triunvirato de Miami. El Rey está solo y de él depende conseguir un segundo anillo.

Por suerte para el coach Erik Spoelstra y el sur de la Florida, su majestad está en el mejor año de su carrera, hasta ahora.

James ha tenido mejores estadísticas en anotaciones, pero nunca ha sido tan completo y dominante en todos los aspectos del juego.

Todo lo hace: es líder del equipo en puntos, asistencias y rebotes.

Wade, quien no está físicamente al 100%, despertó para el definitivo juego ante Indiana y, con nueve rebotes y 21 puntos, demostró el ímpetu que tanto se le reclamaba desde hace varios meses.

PUBLICIDAD

La esperanza es que el escolta pueda aportar impulso y apartar las luces de LeBron. Al tiempo que Bosh, al menos, se faje en la pintura para equilibrar uno de los factores más fuertes de los Spurs: el amplío dominio en los rebotes.

Los Spurs hacen de todo. La característica principal de los Spurs es contar con un cuadro profundo, capaz de cambiar de rostro fácilmente.

Así, el equipo que mueve bien el balón en la ofensiva de mediacancha, en manos de Parker, se convierte en un asesino de contragolpe o en un machacador de la pintura.

También hay noches en que Popovich sabe que lo mejor es desatar a Parker para que anote 30 o más puntos y destruya a la defensa.

Parecería que la clave está en detener al francés, pero además de que es una tarea difícil de acometer, siempre existe la posibilidad de que Manu salte desde la banca y cargue con las decisiones del juego.

Asimismo, Duncan, de 37 años, no está tan viejo como para no poder dar una lección de fundamentos y cargar con la ofensiva.

Precisamente en los fundamentos, en hacerlo todo bien a cada jugada y en cada situación de juego, radica el poder de estos Spurs.

Nadie mejor que Popovich para leer los juegos y mover sus cartas dependiendo de lo que pase.

De partida, los Spurs ya sacaron la ventaja técnica. No solo tuvieron una semana más de descanso si no que de seguro aprovecharon ese tiempo para identificar las debilidades del Heat.

Hoy inicia la final, en Miami. Es vital que San Antonio gane uno de esos dos primeros partidos de visitante, si es que quiere tomar el control de la serie.

En caso contrario, el Heat llegaría a Texas con ventaja de dos victorias y la posibilidad de rematar todo cuando vuelva a casa.

  • Comparta este artículo
Deportes

Los fundamentos de los Spurs contra el heroísmo del Rey

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota