Deportes

El baloncesto español tiene ante sí su última frontera

Actualizado el 27 de julio de 2012 a las 12:00 am

Deportes

El baloncesto español tiene ante sí su última frontera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Llegada de Paul Gasol a Londres

Londres. (AFP). El equipo español de baloncesto , integrado por la mejor generación de su historia y liderado por el doble campeón de la NBA Pau Gasol, tiene ante sí en los Juegos de Londres 2012 la posibilidad de superar su última frontera: una medalla de oro olímpica.

España entrenó el jueves por primera vez en Londres, horas después de llegar a la ciudad, y el domingo (16H45 GMT) debutará ante China. Ambos países comparten el grupo B junto a Australia, Brasil, Gran Bretaña y Rusia.

En el A, el gran favorito al oro, Estados Unidos, jugará con Argentina, Francia, Lituania, Nigeria y Túnez.

Se clasifican cuatro de cada grupo y en los cruces de cuartos el primero de cada grupo se medirá al cuarto del otro, y los segundos se la jugarán con los terceros.

Así, si España quiere evitar a Estados Unidos hasta la final, debería asegurarse la primera plaza y sobre todo esperar que los estadounidenses hagan lo mismo. En el recuerdo está lo ocurrido en Atenas-2004, cuando los españoles fueron campeones de grupo y eso les condenó a medirse -y perder- en cuartos ante un Estados Unidos que había completado una primera fase desastrosa.

Un oro en Londres-2012 sería el broche de oro para un grupo sólo comparable en el deporte español a la selección de fútbol.

"Tenemos una ilusión por conseguir una medalla olímpica y después intentaremos luchar por el oro. Y si eso se produjera, esta generación, ya histórica y memorable, sería todavía más recordada como tal", dijo Gasol al diario español El País.

En la preparación a Londres, España se midió a sus rivales más serios. Brilló en sus dos partidos ante la Francia de Tony Parker (81-65 y 75-70), igualmente ante la Argentina de Emanuel Ginóbili (105-85) pero cayó por 22 puntos (100-78) ante Estados Unidos en Barcelona.

"Fue un partido que nos demostró que Estados Unidos es un equipo muy fuerte. Tenemos que jugar más duro para vencerles", explicó Pau Gasol en su primera conferencia de prensa en Londres.

"Es bueno para poner tener los pies en el suelo y decirnos que no somos invencibles", sentenció.

PUBLICIDAD

"Es obvio que una" de las medallas "es para Estados Unidos", estimó el entrenador italiano de España, Sergio Scariolo, que este jueves lamentó que su equipo no llega físicamente bien a Londres, con un Juan Carlos Navarro y un Rudy Fernández recién salidos de lesiones y los pivots Marc Gasol y Serge Ibaka entre algodones para el debut del domingo.

Estados Unidos al margen, ningún equipo había dominado el baloncesto internacional como España desde la Yugoslavia de principios de los años 90. Desde su derrota por 30 puntos ante Francia en el partido por la tercera plaza del europeo de 2005, su ascenso ha sido imparable.

Campeona del mundo en 2006, subcampeona de Europa en 2007, medalla de plata en los Juegos de Pekín y campeona de Europa en 2009 y 2011. El único pero fue la sexta plaza en el Mundial de 2010, en el que jugó sin Pau Gasol.

Estados Unidos -cuatro de las últimas cinco medallas de oro olímpico- y Argentina -oro en Atenas-2004 y bronce en Pekín-2008- pueden comparar su palmarés reciente.

Antes de la plata de Pekín-2008 ante Estados Unidos, en un fabuloso partido que acabó 118-107, España había logrado sólo una medalla, también de plata. Fue en Los Ángeles-1984, cuando el boicot de la URSS allanó el camino hasta la final ante un equipo universitario estadounidense en el que destacaba Michael Jordan.

En aquel conjunto figuraba Fernando Martín, del Real Madrid, que en 1986 se convertiría en el primer español -y segundo europeo- en jugar en la liga profesional estadounidense, la NBA, en los Portland Trail Blazers, donde jugó una discreta única temporada.

El segundo jugador español en dar el salto a la NBA -exceptuando a Johnny Rogers, que se nacionalizó español tras jugar en Estados Unidos- fue Pau Gasol, que en 2001 llegó a los Memphis Grizzlies y en 2008 pasó a los Lakers de Los Ángeles, donde logró sus dos anillos.

El salto cualitativo que supuso para el básquet español el atrevimiento de Gasol -al que no consideraban entonces el mejor jugador del FC Barcelona y que ahora gana 18 millones de dólares por temporada- animó a otros ocho jugadores a seguirlo, con mayor o menor suerte. Todos ellos integran la selección que estará en Londres.

  • Comparta este artículo
Deportes

El baloncesto español tiene ante sí su última frontera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota