Deportes

Pura intensidad: la final de la NBA se definió en el último segundo

Actualizado el 21 de junio de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Pura intensidad: la final de la NBA se definió en el último segundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No bastaron siete partidos para definir al campeón de la NBA. Fue hasta los instantes finales del último juego del año que el Heat de Miami pudo respirar y saborear su segundo título en fila.

Fue hasta que LeBron James encestó un jumper, faltando 27 segundos, que el partido parecía tener dueño. En ese momento el marcador quedó 92-88 y el milagro que ocupaban los Spurs de San Antonio nunca llegó.

El triunfo, 95-88, apenas enmarca lo tremendamente dura que fue esta serie para el Heat.

Intensidad y más intensidad fue la clave de anoche y de los cuatro triunfos. Dejarlo todo en la cancha para negarle los venenosos triples a los encendidos francotiradores de los Spurs. Correr a morir para que Tony Parker no pudiera armar el juego.

No defraudaron los dos equipos en una de las mejores series finales en la historia de la liga.

James amo y señor. ¿Quién más que LeBron para ser el mejor jugador del sétimo partido? Claro que el Rey se lució con 37 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias.

Es la estrella consagrada que sabe cuándo imprimir calma y cuándo pedir más a sus compañeros.

Tuvo ayuda. Dwyane Wade dio su cuota con 23 puntos y 10 asistencias. También desde la banca vino la salvación para vencer a unos Spurs indispuestos a quebrarse.

Shane Battier, quien no había tenido unos buenos play-off, fue el “factor X” anotando sus primeros cinco intentos de triple para un total de 18 puntos.

Chris Bosh se desapareció, con cero puntos. Pero el sacrificio en la pintura fue hecho por Chris Andersen, Birdman no se lució en la ofensiva pero protagonizó jugadas fundamentales.

Por su parte, los Spurs perdieron su primera final de la NBA porque, como nunca antes, cometieron errores cruciales en el momento de definir el juego.

Manu Ginóbili imprimió la adrenalina que se le conoce, con 18 puntos, pero falló en el último cuarto del partido. El bahiense tuvo cuatro pérdidas de balón.

Tim Duncan no se amilanó, con números tan estables como han sido toda su carrera: 24 puntos, 12 rebotes y cuatro robos.

Sin embargo, Parker no pudo con la defensa, se quedó en 10 puntos y solo 4 asistencias.

PUBLICIDAD

Asimismo, Danny Green no ensanchó mucho su nuevo récord de más triples en una final. La intensa defensiva local lo limitó a un solo triple anoche.

No bastaron siete partidos para definir al campeón de la NBA. Fue hasta los instantes finales del último juego del año que el Heat de Miami pudo respirar y saborear su segundo título en fila.

Quinteto abridor: Mike Miller, LeBron James, Chris Bosh, Mario Chalmers y Dwyane Wade. D. T.: Erik Spoelstra.

Quinteto abridor: Tim Duncan, Kawhi Leonard, Manu Ginóbili, Tony Parker y Danny Green. D. T.: Gregg Popovich.

Encestadores: James (37), Wade (23) y Battier (18), por Miami. Duncan (24), Leonard (19) y Ginóbili (18), por San Antonio.

Asistencias: James (4) y Allen (4), por Miami. Ginóbili (5) y Parker (4), por San Antonio.

Rebotes: James (12) y Wade (10), por Miami. Leonard (16) y Duncan (12), por San Antonio.

Incidencias: El Heat anotó 12 triples.

  • Comparta este artículo
Deportes

Pura intensidad: la final de la NBA se definió en el último segundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota