Deportes

Bodyboard

Jefferson Bustos: el inocente y sencillo campeón mundial

Actualizado el 30 de octubre de 2013 a las 12:00 am

A sus 13 años de edad le cuesta asimilar la medalla de oro que obtuvo en Venezuela

Con tan solo un año de practicar el bodyboard derrotó a los mejores del orbe

Deportes

Jefferson Bustos: el inocente y sencillo campeón mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

 ALEXANDER OTÁROLA
ampliar
ALEXANDER OTÁROLA

Aún le cuesta asimilar que es campeón mundial. La inocencia que aún desborda a sus 13 años es también reflejo de su sencillez.

El quepeño Jefferson Bustos cuenta con un orgullo su logro, entre timidez e incredulidad.

La medalla de oro en el Mundial de Bodyboard que consiguió en ´playa Parguito, isla De Margarita, Venezuela lo pusieron en la órbita del deporte de los buggies del mundo, donde derrotó a cuanto rival se le puso en frente en la categoría Junior (Sub-18).

“Diay, feliz, así es como me siento. Mi mamá me dijo que quería una medalla de regalo de cumpleaños, y se lo cumplí”, expresó sin pensarlo dos veces, Bustos.

Su inexperiencia no fue un obstáculo para ser tomado en cuenta para representar a Costa Rica en la cita mundialista en Venezuela.

Hace apenas un año Bustos practica el bodyboard.

“Me dijeron que la Asociación de Bodyboard de Costa Rica ponía $500, los otros $700 los teníamos que poner nosotros”, explica Alba Araya, orgullosa madre del pequeño campeón mundial.

“Dios mío, ¿ahora qué hago? fue lo que me pregunté”, agrega.

Tamaleadas, rifas, actividades deportivas en la comunidad, ayuda de comerciantes de la zona. Todo convergió para hacer el sueño de Jefferson una realidad.

“Sinceramente no creía en ir a ganar. La competencia era muy difícil”, explica Bustos.

Hacia adelante. Primera ronda de competencia y Bustos, con el resto de delegados costarricenses cayeron a zona de repechaje.

La incertidumbre y la desconfianza de su madre Alba y el resto de su familia fue inevitable; sin embargo, Jefferson tenía otros planes en su mente.

“Salí a disfrutar y comencé a avanzar de rondas. Sentía nervios, pero cuando me dijeron que había ganado se me vino a la mente toda mi familia, fue algo bonito”, recordó el quepeño.

¿Cómo no Jefferson? ¡Es campeón mundial!

Ahora los planes del talento de Quepos son otros. Su pasión por el fútbol y por el bodyboard lo motivan para seguir; eso sí, sin descuidar la escuela.

“Quiero hacer esto hasta que me muera. Me siento superfeliz de representar al país”, concluyó.

  • Comparta este artículo
Deportes

Jefferson Bustos: el inocente y sencillo campeón mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota