Deportes

Entre hoy y mañana son las finales de boxeo

A Alexánder Barrios le basta con dos cafés y muchas ganas de ser alguien para pelear por el oro

Actualizado el 14 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Alexánder Barrios, quien disputa hoy el oro en 52 kg, noquea a las adversidades

Corre 30 km de su casa al entrenamiento debido a que no tiene plata para los pases

Deportes

A Alexánder Barrios le basta con dos cafés y muchas ganas de ser alguien para pelear por el oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Buenos Aires. En la noche, luego de entrenar por dos horas y media, de haber corrido 30 kilómetros para llegar a su casa –15 de ida y 15 de vuelta– y de burlar los peligros de la oscuridad, Alexánder Barrios llega a casa para recibir, con ansias, la primera comida del día.

Pese a que cualquier atleta, y sobretodo en el boxeo, tiene como uno de sus pilares la alimentación, en el caso de Barrios dos tazas de café y muchas ganas de ser alguien a veces son suficientes para golpear.

Y por ende, con menos peso del que debería enfrentar rivales, este adolescente de La Uruca disputa hoy la final de 52 kilos en el ring ubicado en Buenos Aires.

El boxeo, que comenzó el lunes pasado, definirá entre hoy y mañana a sus medallistas de oro, tanto en hombres como mujeres.

Ahí estará Alexánder, el chico que pelea por San José y por salir adelante en medio de un ambiente difícil, en el que el ofrecimiento de drogas es cosa de todos los días.

“El boxeo es lo que me he mantenido en el camino correcto, es lo que me ha salvado de caer en malos caminos”, expresó el peleador.

“Me metí –en la disciplina de los guantes– porque vi que eso ayuda a sacar de las drogas”, añadió.

Pero burlar a las drogas no es lo más difícil en la vida de Barrios, quien a veces come solo una vez al día. Él a veces llega a entrenar con la “panza” vacía, pero así llega.

“A veces tenemos –en la casa– tres o dos comidas, a veces solo tomo café en el día y como en la noche, a veces hay carne y a veces pollo”, dijo con sencillez y honestidad.

Alexánder Barrios camina o corre 30 kilómetros diarios para ir y regresar al gimnasio en el que se entrena, pues no tiene dinero para pases.  |  RAFAEL PACHECO
ampliar
Alexánder Barrios camina o corre 30 kilómetros diarios para ir y regresar al gimnasio en el que se entrena, pues no tiene dinero para pases. | RAFAEL PACHECO

La dura situación familiar obliga a este joven púgil a caminar o correr 15 km entre La Uruca y el gimnasio donde se entrena.

“Hay ocasiones en que algunos compañeros de boxeo lo acompañan a caminar cuando terminan de entrenar, a veces algunos muchachos llevan pan y hacemos sandwiches para que él (Barrios) coma algo”, comentó Ricardo Jiménez, entrenador del boxeo josefino.

“Este es un caso de los más duros que he tenido, pero él tiene muchas ganas y coraje, a él no le importa llegar sin comer, él es bueno en boxeo y hay que ayudarlo a como se pueda”, señaló con la convicción del que tiene a un campeón.

Un ejemplo. El técnico capitalino recuerda que hace varios años tuvo en el equipo a un muchacho que a sus 14 años, la misma edad de Barrios, era usado como cobrador de un vendedor de droga.

“Él llegó al equipo para cambiar su vida, y lo hizo, ahora trabaja en una empresa en San Pedro. Él me contaba que cobraba la droga y se la llevaba al jefe, él lloraba porque le era muy duro pasar de tenerlo todo a luchar por algo”, rememora Jiménez.

El pupilo de Jiménez llegó a ser campeón centroamericano dos veces en los 60 kilos y hoy es una persona muy responsable.

“Uno siente satisfacción al trabajar con gente como él y como Alexánder porque solo tienen ganas de ser alguien en la vida, y a pesar de lo difícil que pueda ser, ellos salen adelante, no se rinden”.

Hoy Alexánder Barrios su subirá al cuadrilátero y peleará la final de 52 kilos, solo que hoy sí tendrá algo más que dos cafés para ir al ring, hoy tendrá comida y ganas.

  • Comparta este artículo
Deportes

A Alexánder Barrios le basta con dos cafés y muchas ganas de ser alguien para pelear por el oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota