Deportes

El gigante de Puerto Viejo que sueña con la NBA

Actualizado el 02 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Deportes

El gigante de Puerto Viejo que sueña con la NBA

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Limon. Anthony, uno de los 11 hijos de Antonio Taylor y Karina Hudson, es una de las promesas en que está cifrado el nuevo cambio generacional del baloncesto con el proyecto que tiene por rostro el equipo de la primera división llamado Limón Sharks.

El muchacho, de 17 años y 2,10 metros de estatura, se desempeña como poste y su sueño es poder algún día llegar a jugar baloncesto como lo hace Tim Duncan, esa eterna estrella de la NBA que conquistó el título de la temporada pasada con los Spurs.

“Me impresiona su inteligencia, el respeto que se da, pero sobre todo su actitud y movimientos durante los juegos”, manifestó el muchacho en un descanso de su entrenamiento de pesas, la noche del miércoles pasado.

A sus 17 años Anthony Taylor deja a su familia entre semana para que el tiempo le alcance para poder estudiar y entrenar baloncesto.  |  RODOLFO MARTÍN
ampliar
A sus 17 años Anthony Taylor deja a su familia entre semana para que el tiempo le alcance para poder estudiar y entrenar baloncesto. | RODOLFO MARTÍN

Anthony, oriundo de Puerto Viejo de Talamanca, dijo que se esfuerza al máximo para ser un buen estudiante y que eso, combinado con el baloncesto, lo lleve a una beca en alguna universidad de los Estados Unidos.

“Quiero darme a conocer para después, por que no, ser un jugador profesional de la NBA”, expreso el muchacho, quien ha tenido que hacer un enorme sacrificio para cumplir con una de las primeras tareas que le asignaron: reducir de peso. Ya ha bajado 20 kilogramos y continua bajo régimen.

Anthony es estudiante del Colegio Deportivo de Limón. Antes de integrarse al programa de básquet se levantaba a las 4 a. m. para tomar la buseta que lo llevaba a clases en la ciudad caribeña. Era un viaje de hora y media, de ida y vuelta.

Ya en el programa debió buscar posada en Limón, pues simplemente no le hubiera alcanzado el tiempo para entrenar, asistir a clases, estudiar y pasar buena parte de su vida en una buseta.

Ahora es inquilino en casa de una tía en el barrio Pueblo Nuevo. A final de cuentas solo es otro sacrificio más, dejar a la familia entre semana para luchar por ese gran sueño que es un día jugar en el mejor baloncesto del mundo, la NBA.

  • Comparta este artículo
Deportes

El gigante de Puerto Viejo que sueña con la NBA

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota