Deportes

Jorge Barraza: Se viene un súpermundial

Actualizado el 13 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Jorge Barraza: Se viene un súpermundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Barraza. Periodista argentino, director de la Revista de la Confederación Sudamericana de Fútbol.
ampliar
Jorge Barraza. Periodista argentino, director de la Revista de la Confederación Sudamericana de Fútbol.
Buenos Aires

Al parecer, se viene la Copa de todas las copas. Puede que entren por primera vez los ocho campeones mundiales (Brasil, Argentina, Italia y Alemania ya asegurados, más Inglaterra y España a un paso, y Francia y Uruguay con posibilidades ciertas).

También estarán Holanda, Japón, Estados Unidos, Corea del Sur, Australia, Colombia, las actuales revelaciones Bélgica y Suiza. Y están cerca o en carrera Portugal (con Cristiano), Suecia, Rusia, Chile, Nigeria y Camerún.

Es decir, 22 selecciones que pueden ser consideradas las más fuertes del mundo, además de algunas que pueden ser una tumba, como Ghana o Costa de Marfil (con Drogba). Costa Rica reviste en la categoría sorpresa. El único fútbol tradicionalmente mundialista que aún tambalea es México.

Esto llevaría a que en cada uno de los grupos haya un campeón del mundo y uno o dos equipos fuertes. Por ejemplo: Francia, Portugal, Chile y Australia. O bien Alemania, Colombia, Estados Unidos y Camerún. O sea, habría tres o cuatro “grupos de la muerte”. Ni hablar de lo que serán los cruces de octavos en adelante.

¡A la carga mis valientes! Ya hablaremos en otra columna de Jorge Sampaoli, posiblemente hoy el entrenador con más coraje del fútbol mundial. No recordamos entrenadores más audaces, ataca con ocho y los dos que defienden tienen libertad para proyectarse. Sampaoli no es ofensivo por declamación, sino de hecho. ¡Atención con Chile en el Mundial! Tiene varios jugadores muy interesantes y con la mentalidad de este hombre puede llegar lejos.

A la retranca. La contracara de Sampaoli fue el Maestro Tabárez. Alineó cinco defensas, tres de ellos zagueros, y tres volantes de marca. Que contando al arquero sumaron nueve efectivos para impedir el gol ecuatoriano. Le pasó lo que les pasa a todos los técnicos que destinan nueve hombres exclusivamente a defender: pierden. Y quedan vacíos. Huérfanos de juego, de resultado, de ánimo. Es el tipo de actuación en la que uno se va con la cabeza gacha, consciente de que no hizo nada, que dio poquito, que se equivocó y fue temeroso. Uruguay seguramente va a ir al Mundial, porque si uno no le gana a Jordania lo que le queda es el exilio. Pero el viernes no durmió bien Tabárez, seguro. Él sabe que no perdió por detalles, perdió feo.

PUBLICIDAD

Magnífica. La actitud, el compromiso, la mentalidad que tuvo Ecuador para ganarle el partido clave a Uruguay.. Jugó por abajo, abriendo la cancha para abrir a un rival que se blindó atrás. Con inteligencia para no entrar en la desesperación ni en provocaciones (en esto sí Lugano es el mejor del mundo), se adueñó del terreno y la pelota para hacer pesar su localía. Así se llega a un Mundial. Con esos argumentos, ese convencimiento y esa presencia física y anímica, haciendo ruido en cada pisada. Por la claridad de la victoria, la forma, por la trinchera que cavó el rival y las circunstancias decisivas que rodeaban al partido, puede haber sido la mejor producción de Ecuador en esta eliminatoria. Que coincide con la actuación más brillante de Antonio Valencia en todo este premundial. Venía flojito, Valencia. Se reivindicó.

Insólito. El gravísimo error del línea Vilarinho da Silva, que determinó que Ecuador venciera a Uruguay 1 a 0 y no 2-0, como reglamentariamente sucedió. Anuló un gol de manera increíble a poco del final. Pocas veces una anotación es tan lícita, casi nunca una jugada de riesgo le da a un línea una certidumbre tan grande como esta. Joao Rojas picó perfectamente habilitado, tenía por delante dos defensas celestes y el arquero que lo habilitaban, uno de ellos por dos metros. Capturó un rebote, eludió a Muslera y tocó al gol. Era el 2 a 0 que virtualmente clasificaba a Ecuador al Mundial pues le sacaba tres puntos y ocho goles de ventaja a Uruguay a falta de una fecha. Incluso Chile respiraba más tranquilo. Un fallo que puede determinar que en lugar de un equipo vaya otro al Mundial. Un administrador de justicia que no puede acertar en una acción tan clara no debe dirigir encuentros de tal importancia. Ecuador ya iba ganando, por eso no pasó a mayores. Caso contrario una falla así puede desencadenar una tragedia.

Algo tendrá. Sigue sin gustarle su selección al público argentino. Por eso no hay festejos, no suenan cornetas ni se escuchan petardos.

Es como que el equipo no le ofrece garantías de cara al Mundial, no le enciende del todo la ilusión. Varios puestos dejan dudas, especialmente en defensa. Y al parecer no queda margen para que aparezcan nombres nuevos. Se irá con esto al Mundial, rezando siempre que Messi no sufra averías. De todos modos, vaya el homenaje para una selección que de las últimas cinco eliminatorias (de todos contra todos), fue primera en cuatro y en la restante, con Maradona en el banco, terminó cuarta. Nuevamente fue la que más ganó (nueve), la que menos perdió (uno), la de más goles a favor (33) y menos en contra (12). No parece imbatible, tampoco es fácil ganarle.

PUBLICIDAD

Cuando hay delanteros... Vuelve al Mundial, Colombia; después de 16 años. Tiene equipo para aspirar a cosas grandes. Y técnico: Pekerman, un acierto de la dirigencia.

Es buena en todas las líneas la selección cafetera, ninguna como el ataque: Falcao, Teo Gutiérrez, Jackson Martínez, Muriel, James Rodríguez, Quintero, excelentes todos, con mucho gol. En el segmento que fue del 4 a 0 a Uruguay en Barranquilla hasta el 5-0 a Bolivia, Colombia mostró un fútbol espectacular, completo: técnica, armonía, agresividad, individualidades, conjunto, belleza, orden, potencia. Cuatro salidas al campo, cuatro triunfos, 14 goles a favor, uno en contra.

Luego fue más terrenal, pero ninguna otra logró en esta eliminatoria una imagen tan sólida, tan estética como la de Pekerman en esa ráfaga cuatro partidos.

  • Comparta este artículo
Deportes

Jorge Barraza: Se viene un súpermundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota