| Paridad en el Grupo B

La corpulenta Panamá pegó contra el ímpetu cuscatleco

A punta de ganas, la Selecta borró de la cancha un equipo que en todo parecía mejor

Entre la ineficiencia de los atacantes y la pasividad, Panamá se conformó con empate

Últimas noticias

Se sudaron las camisetas los hombre de la Selecta. Así compensaron y lograron superar a un equipo que, por corpulencia, velocidad y oficio, es a todas luces superior.

Panamá quedó debiendo, ya que no quiso arriesgar en el primer tiempo y fue atada por el rival en el complemento.

El Salvador viene con un estilo y un objetivo muy claros: no perder. Tiene el orden y el esfuerzo para conseguir eso, pero carece de la ofensiva para obtener algo más.

Sin embargo, son jóvenes y se les da el derecho a soñar, por lo que ayer se crecieron.

En cambio, Panamá sí tiene el oficio y la pimienta al frente para optar por más. Lo que pasó es que los canaleros, conocedores de esa superioridad, se confían y tienden a esperar que un volante se escape por la banda y logre conectar por alto con los delanteros.

Esperaron y esperaron, pero nunca pudieron definir.

Así lo mostró Blas Pérez apenas al minuto 5’, cuando su remate de cabeza se fue desviado. Rolando Blackburn tuvo las suyas, pero no escogió bien cómo clavar el gol.

Impetu cuscatleco. Lo que le falta a la joven selección de El Salvador en talento, le sobra en ganas.

La Selecta empezó el segundo tiempo con la consigna de dar un cambio a la historia y amarrar el triunfo. Soltó amarras y fue a buscar aguar a la defensa canalera.

Apenas se inició el complemento y Andrés Flores tuvo una opción en el área. Luego, continuaron las escapadas y los intentos de conectar con Rafael Burgos, el único atacante salvadoreño que sabe posicionarse y pivotear.

Sin embargo, Panamá no tardó en recordar que era la favorita. En contragolpe, Marcos Sánchez hizo gala de su velocidad y se escapó para lanzar un centro perfecto a Blackburn, quien perdonó y demostró una vez más su ineficiencia.

Estamos hablando de los mejores momentos del partido, pues El Salvador, en lugar de esconderse, respondió con fuerza y Burgos la tuvo en el área chica, al 61’.

¡Se creció la Selecta! Repitieron la receta que le aplicaron a Honduras: tomar el balón, mantener el orden como ley y recuperar pronto.

A Panamá, le costó encontrar juego y tuvo que atenerse a una jugada de balón parado para aprovechar su altura, o un despeje bien ubicado para entrar en carrera.

Al 88’, José Isidro Gutiérrez la tuvo para ganar el partido y remató por donde correspondía, abajo al ángulo, pero el portero Jaime Penedo salvó el humilde punto con el que salió Panamá.

Antes de que acabara el tiempo reglamentario de juego, Blackburn tuvo otra oportunidad de cabeza, pero la desperdició .

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: La corpulenta Panamá pegó contra el ímpetu cuscatleco