Deportes

Liga de Campeones

Un bautizo de gloria para el Chelsea en el Allianz Arena

Actualizado el 20 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Las actuaciones decisivas de Peter Cech y Didier Drogba dieron cetro a ingleses

Una vez más quedó en evidencia que no siempre el dominador vence en un encuentro

Deportes

Un bautizo de gloria para el Chelsea en el Allianz Arena

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Múnich, Alemania. AP Una y otra vez, Chelsea caminó por la cornisa. Ante quizás la última oportunidad para su pelotón de jugadores treintañeros, el club inglés conquistó ayer su primera corona europea luego de superar al Bayern Múnich en una definición por penales en la final de la Liga de Campeones.

Chelsea se impuso 4 a 3 en una tensa tanda de penales tras el 1 a 1 en los 90 minutos reglamentarios.

Didier Drogba fue quien empató el duelo con un cabezazo a los 88 minutos, luego de que Thomas Muller había adelantado al conjunto alemán con el mismo tipo de factura cinco minutos antes.

Todo se definió desde los 12 pasos y Chelsea también remontó tras fallar el primero de los remates. Nuevamente fue Drogba, el eterno delantero marfileño de los Blues, quien metió el penal decisivo en el Allianz Arena, el feudo del Bayern. Y no podía ser de otra manera para Chelsea, acostumbrado a transitar sobre el filo de la navaja.

Cuatro años después de sucumbir por penales ante Manchester United en la final de Moscú, Chelsea se convirtió en el primer club londinense que levanta una Copa de Europa.

Su tránsito en esta Liga de Campeones difícilmente será olvidado, desde que remontó un 3 a 1 en contra ante Nápoles tras el choque de ida en los octavos de final y al eliminar en semifinales al campeón vigente, el Barcelona.

Para Bayern fue otra decepción, al no poder atrapar su quinta corona continental en su propio estadio. Perdió su segunda final en tres años y ve lejos su última consagración, lograda en el 2001.

Más de lo mismo. La final en Munich fue más de lo mismo para Chelsea, al reponerse del gol de Muller en el último tramo del tiempo reglamentario y luego cuando su arquero Petr Cech le tapó un penal a Arjen Robben cuando recién despuntaba el alargue.

Todo comenzó mal desde los 12 pasos. Philipp Lahm adelantó a Bayern y el portero Manuel Neuer le tapó el disparo a Juan Mata.

David Luiz, Frank Lampard y Ashley Cole, sin embargo, no volvieron a fallar. Mario Gómez y Neuer acertaron los siguientes remates alemanes, pero Cech le tapó el disparo a Ivica Olic y Bastian Schweinsteiger estrelló su oportunidad en el paral.

PUBLICIDAD

Luego fue Drogba, uno de los héroes de ayer, quien puso el punto final al drama. Y lo hizo con notable frialdad: le pegó a la derecha mientras Neuer se tiraba al otro lado.

Chelsea puso broche de oro a una temporada traumática, en la que acabó sexto en la Liga Premier, a una diferencia de 25 puntos detrás del campeón Manchester City.

Los Blues estaban obligados a ganar la final para disputar la próxima edición de la Champions, por lo que su triunfo dejó fuera de la siguiente edición al Tottenham, que finalizó cuarto en la Premier.

En la historia de los 90 minutos quedó una vez más en evidencia que no basta con dominar las acciones para ganar los encuentros.

La posesión de pelota que ejerció Bayern, sobre todo en el primer tiempo, no le sirvió de nada.

  • Comparta este artículo
Deportes

Un bautizo de gloria para el Chelsea en el Allianz Arena

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota