Deportes

Bandera tricolor ondeó en la ciudad

Ticos vuelven enamorados de las calles de Chicago

Actualizado el 12 de octubre de 2015 a las 12:06 am

Ambiente durante la maratón, ruta y clima conquistaron a los nacionales

Deportes

Ticos vuelven enamorados de las calles de Chicago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con una agradable temperatura de 12 grados Celsius y una brisa fresca, 447 ticos corrieron la maratón de Chicago ayer, prueba que se ha convertido en la fiesta de atletismo más grande de los criollos fuera del país.

Los costarricenses presentes en la edición 38 de la carrera representaron la cuarta delegación más grande entre 100 países.

Fue fácil identificarlos, pues muchos completaron el extenuante recorrido con indumentaria alusiva a nuestro país, por lo que lograron sobresalir entre la masa de corredores.

“El ambiente está hermoso, hay mucha gente, niños, ancianos y amigos apoyando a los corredores”, expresó Melissa Segovia, costarricense radicada en Chicago, quien este domingo se levantó temprano a apoyar a sus coterráneos y a unos amigos italianos que viajaron a correr en la Ciudad de los Vientos.

Precisamente el viento fue algo que ayer, según Carlos Ramírez, otro tico que reside en Chicago, colaboró con los atletas.

“Ahorita, a las 10:30 a. m. (9:30 a. m. hora tica) estamos entre 17 y 20 grados, pero hay una ‘brisita’ muy rica; he visto montones de ticos corriendo”, indicó Ramírez, quien es entrenador físico.

Otro que destacó la invasión de costarricenses fue Gustavo Álvarez, de la agencia PCV Travel.

“Todo ha estado muy bonito, hay muchísimos ticos, solo nuestra agencia trajo a 90 personas; el ambiente es excelente”, expresó.

Ideal para debutar. Satisfecho y feliz, así se escuchaba a Jeffrey Rodríguez, técnico del ICE, que ayer hizo su debut como maratonista.

Él, quien reside en Pavas, sostenía junto a Andrés Zúñiga, un conocido suyo, la bandera de Costa Rica, la cual ayer invadió esa ciudad estadounidense.

“Me fue muy bien, la ruta es muy bonita, lo único fue que creí que iba a estar más fresco, pero todo estuvo bien, hice 3 horas 46 minutos y es mi primera maratón; quería menos de cuatro horas, así que me siento muy contento”, expresó Rodríguez.

“El ambiente es inmejorable, la ruta es muy plana y se pueden hacer buenos tiempos, la gente motiva mucho en los 42 kilómetros... definitivamente esta tiene que ser la primera maratón de todo corredor”, añadió Rodríguez, casado con Vanessa Mora, enfermera en el Hospital del Trauma, y padre de Samuel y Monserrat.

  • Comparta este artículo
Deportes

Ticos vuelven enamorados de las calles de Chicago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota