| Gol de Giancarlo González valió el título

Sele vuelve a la cima del Istmo

Costa Rica derrotó al archirrival Honduras y ganó su sétimo título centroamericano

Se jugó con ganas y buen futbol en el mejor partido de la Tricolor en el torneo del área

Últimas noticias


        
        
      Este es el cabezazo que vale el título de la Copa. Giancarlo González fue más arriba y superó a Boniek García, Juan Pablo Montes, Brayan Beckeles y Víctor Bernárdez. | ALBERT MARÍN
Este es el cabezazo que vale el título de la Copa. Giancarlo González fue más arriba y superó a Boniek García, Juan Pablo Montes, Brayan Beckeles y Víctor Bernárdez. | ALBERT MARÍN ampliar

Misión cumplida. En su patio, Costa Rica salió campeona de la Copa Centroamericana 2013 , recuperando un título que la historia dice que le pertenece con amplios méritos.

Lo hizo tras dejar un montón de dudas en los primeros cuatro partidos; sin embargo, hay que reconocer que en la final de ayer cambió.

Sin temor a equivocarse, ayer, en el cierre ante Honduras, tuvo su rendimiento más destacado de todo el certamen regional.

Fue en el momento que más lo necesitaba pues enfrente tenía al oponente de más pique; con el que se tenía una cuenta pendiente; al que se topará por partida doble en la hexagonal; al que es bueno darle un mensaje de una vez..., más allá de que las circunstancias y los jugadores serán diferentes.

En los primeros 15 minutos, Costa Rica fue prácticamente lo que se desea siempre: un equipo avasallador, con hambre y sangre. Tuvo a los catrachos sin respuestas, metidos debajo del marco y tratando de sacarle el ritmo al juego con despejes, faltas o el gasto del reloj.

Fue tanta la diferencia en el nivel de la Tricolor que hasta hubo espacio para que el “ole” y los cánticos bajaran con intensidad desde la grada y se olvidaron las altas de abucheos y silbidos que, necesarios o no, justos o no, fueron parte de las presentaciones previas de la Tricolor en este certamen.

Todo el equipo corrió, todo el equipo metió pierna. Por ahí, todo iba bien. No obstante, para complementar el trabajo, también hubo buen entendimiento entre las líneas para el toque por abajo.

No hubo perfección, jamás la habrá; pero eso nunca se pidió: lo único que los ticos le imploraban a sus futbolistas eran ganas y cierta coordinación con la pelota.

Sin embargo, era obvio que el dominio no iba a durar todo el duelo. Por eso se habla en el futbol de “tiempos” y de cómo manejarlos.

Gol. Entonces, el plan de acción debía ser capitalizar lo más rápido posible. Se hizo al 37’ por medio de la cabeza de Giancarlo González.

Después de un rebote, el mejor jugador tico del torneo y quizás ahora dueño de un cupo en la titular para el debut de la hexagonal, Celso Borges, inteligentemente tiró una pelota a las alturas. El volante confió a ciegas en la potencia de sus compañeros para saltar.

Ahí apareció González, quien se elevó, ganó la pelota y la envió al fondo de las redes.

La acción terminaría por valer el cetro, el sétimo de las 12 ediciones disputadas.

Después de ahí, el juego se basó en administrar con mucho cuidado el balón y el marcador.

Para meterse el trofeo y la medalla al bolsillo, también se necesitaba un poquito de cada una de las especialidades de los que estaban en la cancha.

En especial Patrick Pemberton, quien tapó un par in extremis; Michael Umaña y el propio González, quienes acertaron todas en las coberturas y cierres; Ariel Rodríguez y Borges, quienes recuperaron, lanzaron y armaron; Álvaro Saborío y Randall Brenes, quienes lucharon y apretaron la salida.

El campeonato no es para lanzarse a la calle en estado de locura y creer que la Tricolor ya está lista, porque no lo está. Falta muchísimo, principalmente en constancia y regularidad entre cada partido.

No obstante, sí es un buen golpe de motivación y esperanza para el país, pues demuestra que las cosas sí pueden hacerse bien.

Ahora, siguiente reto: la ruta al Mundial. Selección, suerte el próximo 6 de febrero en Panamá.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Sele vuelve a la cima del Istmo