Deportes

Organización fue una montaña rusa

Actualizado el 22 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Organización fue una montaña rusa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Tatjana Haenni de FIFA   determinó en diciembre que había retraso. | ARCH.
ampliar
Tatjana Haenni de FIFA determinó en diciembre que había retraso. | ARCH.

El sueño va, el sueño viene. La organización del Mundial Sub-17 Femenino del 2014 ha sido una montaña rusa para Costa Rica.

Le dan, le quitan, le devuelven. Habrá que prender velas para que no haya más cambios.

Sin embargo, lo que obligatoriamente no puede haber de aquí a diciembre, fecha en que se debe tener todo listo, son más errores y retrasos, tales como los que se dieron en estos últimos dos años, los cuales no permitieron arrancar con la construcción de gran parte de las obras exigidas.

Hay que ser sinceros: la Copa en suelo tico tampoco es que presentará estadios abarrotados y pasión desbordada en todos los duelos. En los de Costa Rica tal vez sí; en los demás, quién sabe.

Así que el país no va a salvar su economía por medio de taquillas y unos cientos de turistas, lo más probable familiares, que acompañen a las delegaciones.

No obstante, lo que sí se puede ver potenciada es la imagen nacional ante la FIFA, ante el mundo. Ahí hay trecho que se debe recuperar, pues ya se va abajo en el marcador por la desorganización administrativa que hizo que la sede se perdiera temporalmente.

Hubo negligencia de la Federación Costarricense de Futbol, trabas y burocracia de las instituciones del Gobierno y falta de diálogo entre las partes. Todo se supo.

Trapos sucios. Los primeros acusaron el incómodo proceso de tramitación vigente en entidades del Estado; los segundos juzgaron la poca disposición del órgano futbolístico por cumplir con requisitos legales.

Esto porque se duró una eternidad para entregar los incontables papeles que la Contraloría precisaba para autorizar los ¢1.500 millones que el Gobierno prometió, los cuales eran vitales para el financiamiento de todas las obras.

Inclusive, fueron tantos los atrasos y los problemas que todo se resolvió el 7 de marzo, ocho días después de que se oficializara que Costa Rica ya no era más la sede y 14 días después de que el presidente de Fedefútbol, Eduardo Li, le confirmara a FIFA que no estaba en capacidad de cumplir con los plazos.

Ahora todo eso tiene que meterse en la bolsa del aprendizaje. No se puede obviar, pero tampoco es perder más tiempo en lamentos.

PUBLICIDAD

FIFA otorgó ayer una piadosa posibilidad de reinvindicación, la cual esta sigilosamente vestida de alto riesgo. La única vía posible es cumplir en tiempo récord con un compromiso que ahora se escribió en letra mayúscula.

  • Comparta este artículo
Deportes

Organización fue una montaña rusa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota