Deportes

Derrota en el Coloso de Santa Úrsula

Navas y Badilla: los dueños del gran error tricolor

Actualizado el 12 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Portero y defensor se reparten la culpa en el gol del Chicharito, el único del partido ayer

La anotación puso fin a la ilusión tica de traerse un punto del estadio Azteca

Deportes

Navas y Badilla: los dueños del gran error tricolor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Francisco Rodríguez (abajo) intenta frenar a Joel Campbell con una barrida. El delantero tico tuvo una actuación discreta ayer en el estadio Azteca. Más atrás, Carlos Salcido observa con atención la jugada. | EFE
ampliar
Francisco Rodríguez (abajo) intenta frenar a Joel Campbell con una barrida. El delantero tico tuvo una actuación discreta ayer en el estadio Azteca. Más atrás, Carlos Salcido observa con atención la jugada. | EFE

México. Una mala salida de Keilor Navas se conjugó con la pésima cobertura de Gabriel Badilla para privar a Costa Rica de la ilusión de traerse un punto del estadio Azteca, la misma que por una hora llenó de esperanza a todo el país.

Corría el minuto 60 cuando un centro por izquierda de Jorge Torres Nilo se encontró con la solitaria cabeza de Javier Hernández en la línea de gol.

El Chicharito, acostumbrado a no perdonar, se trajo abajo todo el esfuerzo tricolor.

Fue uno de esos goles que golpean el ánimo porque devolvió a la Selección a la realidad y porque vino apoyado por dos groseros errores de la propia casa.

Primero fue el arquero Keilor Navas, quien esta vez no supo medir la trayectoria del balón y terminó por ver como este le pasaba de lejos para luego ser impulsado por Hernández.

Luego fue Badilla, quien nunca se percató de la corrida del mexicano a sus espaldas y más bien prefirió concentrarse en acompañar con la mirada ese fatídico centro que acabó en desgracia.

Golpe. La anotación golpeó con dureza a una selección tica, que hasta ese momento prácticamente no había pasado mayores penas en sus funciones defensivas.

Fue un castigo ingrato para un equipo que, sin mucho apuro, parecía haber encontrado la fórmula para mantener a los locales a raya.

Con excepción de ese chispazo azteca, hay que reconocer que la Tricolor pasó pocos sustos en el Coloso de Santa Úrsula y los que pudieron haber terminado mal siempre encontraron los guantes seguros de Keilor Navas.

Por eso sería injusto señalar al hombre del Levante como el villano de la noche, porque la verdad es que hizo muchos más puntos para ganarse el título de héroe.

Badilla tampoco puede cargar con toda la culpa porque él, al igual que el resto de la zaga, merecen ser reconocidos por el esfuerzo y el coraje mostrados.

Pese a la derrota, hay que reconocer a la defensa como uno de los puntos altos de esta Selección. Lo hizo bien en Costa Rica durante el juego de ida y lo hizo bien ayer también en el Azteca.

  • Comparta este artículo
Deportes

Navas y Badilla: los dueños del gran error tricolor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota