Deportes

La columna de Barraza

Madrid: retorno al favoritismo

Actualizado el 23 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Deportes

Madrid: retorno al favoritismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Barraza

jbarraza@sinectis.com.ar

Buenos Aires

Después de muchos años austeros de triunfos y pródigos en desencantos, los hinchas del Real Madrid experimentan una sensación placentera, casi olvidada frente al Fútbol Club Barcelona: la de sentirse claros favoritos.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Para ganar la liga y también el trascendental clásico de esta tarde. Desde la llegada de Ronaldinho al Barça en 2003 (una muy mala noticia para la Casa Blanca), la irrupción de Guardiola como técnico y la era de oro de Messi, que suma 18 goles y 12 victorias contra los merengues, el Barça redondeó un ciclo triunfal que incluyó muchísimas victorias, algunas goleadas resonantes, varios bailes memorables y títulos a granel. Fue la mejor época azulgrana en sus 110 años de historia, decorada por un estilo que activa el orgullo.

Ahora las cosas han cambiado. La mediocre gestión dirigencial del Barcelona, que ha restado poderío al plantel, y el envejecimiento de algunos de sus próceres peloteros han hecho del Barça un cuadro más normalito, terrenal y ganable. En la otra tienda, el Madrid luce pletórico. Tras varios años de Florentinato poniendo cientos de millones de euros, ha conformado un equipo superestelar, con abundancia de figuras en casi todos los puestos. Y si bien no maravilla sobre el césped, ha alcanzado la paz y se ve a sí mismo como posible campeón en los tres frentes que acomete: la Copa del Rey, la liga y la Champions .

No es la Filarmónica de Londres el Madrid, pero luce mejor estéticamente, menos antipático y rabioso desde la salida de Mourinho, más tranquilo. Carlo Ancelotti es un hombre sereno, un pacificador; en poco tiempo le ha embellecido la imagen y devuelto la confianza. Siguen estando Pepe, Sergio Ramos, Arbeloa (lesionado), Xabi Alonso, miembros honorarios de la malévola pandilla de pegadores y amedrentadores, pero están más contenidos; al menos no estimulados desde el banco.

Y también hay motivos futbolísticos para tenerse fe. Cristiano Ronaldo está infalible con la red; Modric aprovechó brillantemente la oportunidad que le dio la lesión de Khedira y aportó fútbol lúcido al mediocampo; Benzema alcanzó una regularidad que no exhibía en temporadas anteriores, se lo ve menos apático; Di María siempre aporta atrevimiento, movilidad y centros envenenados; Bale está callando bocas con sus zurdazos de gol... Y estaba asombrando el juvenil Jesé, hasta que se rompió un ligamento.

PUBLICIDAD

Además del liderazgo y su dulce momento anímico, el Madrid defiende muchísimo mejor que el Barça , para el que cada centro es un parto primerizo. Más allá de la leña y de sus excesos, Pepe y Ramos son magníficos centrales, velocísimo el primero, con gran personalidad el segundo, ambos muy firmes en el juego aéreo, un punto flaquísimo de su archienemigo, tanto en defensa como en ataque.

Las casas de apuestas son prudentes: pagan 2,20 el triunfo madrileño y 3,00 el catalán, en tanto se cotiza en 3,50 la igualdad. Síntoma de que se advierte ganador a alguno.

En los últimos 20 años han chocado 60 veces, de las cuales el Barcelona ganó 25, el Madrid 17 y empataron 18. Le ha descontado muchos títulos y partidos el club de Kubala, pero cada edición es una historia distinta. Y lo que puede suceder hoy es por demás incierto. Real llega mejor en todo: líder en la tabla, con la moral arriba y afianzando su juego. Hay que ver cuál es su actitud: si sale al ataque, provocará problemas a Víctor Valdés, aunque también dará espacios a un equipo que, aún en declinación e inestable, con espacios puede ser terrible. Pedro, Neymar y Messi son el tren bala. Barça llega de punto por primera vez en años, pero si convierte un gol puede agrandarse, por ese fenómeno psicológico. Y aparte porque ha sido tan extraordinario este equipo que no debemos descartar una proeza más.

En el Madrid no hay misterios, seguro saldrá con Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos y Marcelo; Di María, Modric, Xabi Alonso y Bale; Cristiano y Benzema. Sin embargo es una gigantesca incógnita cómo formará el Barça .

Aventuramos que Martino armará el cuadrado en el medio con Busquets, Xavi, Iniesta y Cesc, más Messi y Neymar en ataque.

Es el partido perfecto para Neymar, para silenciar las voces que lo califican de Robinho II, o sea, un sujeto de cualidades más circenses que futboleras. “Mucho malabar y poco gol”, lo acusan. Y le critican el fortunón que costó su pase. Y que gana más que Messi, y dicen que su padre es un fenicio... Aún tratamos de descifrarlo a Ney. Mucho carnaval, mucho peinado extraño, demasiado Twitter y esas cositas, uno desconfía, pero también debemos convenir que es un chico joven y posee una velocidad y una habilidad fantásticas. Y de algo estar seguros: no tiene miedo escénico.

PUBLICIDAD

Cuantas más luminarias y cámaras hay, más cómodo se siente. Es un divo tipo Cristiano. Vive del flash , se alimenta de él. Si le sale un partido redondo y se anota en la red, recuperará todo el crédito y empezará de cero de nuevo con la gente. Pero hay que ver si juega, muchos creen que entra Pedro.

Otro punto positivo del Barça es la resurrección de Iniesta después de casi tres años en blanco. Está bien el Cerebro, enchufado, fino.

La clave de este equipo –y tal vez del partido– es su defensa. Si está firme y aguanta las cargas madridistas, crecen enormemente las chances catalanas.

Cuatrocientos millones de televidentes, lo mismo que una final de Champions , quedarán atrapados por este choque que es hoy, sin polémica posible, el número uno del mundo a nivel de club.

  • Comparta este artículo
Deportes

Madrid: retorno al favoritismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota