Deportes

Columna de Barraza

Luis Suárez, el atacante que encanta a Inglaterra

Actualizado el 06 de enero de 2014 a las 12:00 am

Deportes

Luis Suárez, el atacante que encanta a Inglaterra

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Liverpool acaba de renovar a Luis Suárez por cuatro años. El sensacional atacante uruguayo percibirá la bonita suma de 238.000 euros semanales; unos 310.000 dólares cada siete días. Eso a cambio de goles, de ilusionar a una de las hinchadas más grandes de Inglaterra, de luchar cada pelota como el obrero pelea su pan, de contagiar su estusiasmo a todo el equipo, de hacer que cada partido en Anfield sea una fiesta que todos los liverpoolianos rojos quieren vivir.

En sentido contrario a lo que hace el Barcelona con Messi, Liverpool FC cuida a Suárez, lo pone bajo un paraguas cuando llueven las ofertas por él, le duplica el contrato, lo protege de las críticas, trata de tenerlo feliz. Porque no todo es dinero. Luisito hace su parte: a un equipo de media tabla llegó a ponerlo puntero con su metralla de goles, su entusiasmo, su energía interior, su fabulosa mentalidad ganadora. Es capaz de sacarlo campeón él solo.

Sin apartarse de las normas del Fair Play , tan severas en Inglaterra, acatando los dictámenes de la Premier League , Liverpool tuvo que hacer equilibrismo con las reiteradas sanciones a Suárez por indisciplinas diversas. Dentro del campo de juego, eso sí; afuera es irreprochable, de ahí el impresionante estado físico y mental que luce cada vez que entra al rectángulo. Pero siempre puso la directiva del Liverpool el máximo celo en respaldar a su caballo ganador. Sabía que, controlando un poco sus bríos, tenía un ejemplar excepcional. Toda Inglaterra clamaba que lo echaran de la liga; Liverpool lo respaldó. Ahora, lo admiran en todas las canchas.

Suárez arrancó esta temporada liguera en la sexta fecha pues aún le quedaban cinco juegos de suspensión del torneo anterior. Igual, es lejos el líder de la tabla de goleo: lleva 20 en 15 jornadas. Y Liverpool vive esperanzado en el título, un anhelado honor que suma 24 años sin conseguir.

Referente indiscutible. Desde luego, nadie gana solo. Suárez es una figura y el fútbol es un juego de once. Pero a veces la gravitación de un jugador suele ser colosal, como es el caso del Pistolero.

Los goles de Luis no son de un nueve que la empuja bajo el arco, tipo Mandzukic o Lewandowski. O como Cristiano, quien es básicamente un finalizador. Suárez pendula en todo el frente de ataque, y tanto pelea una pelota perdida y la gana, como arma juego o saca un disparo desde fuera del área, clava un tiro libre o bien gana de cabeza en el área. Es completo. Su evolución ha sido fantástica.

PUBLICIDAD

Ya no es apenas el potrillo bravo que las corre todas y guerrea con los defensores. Técnicamente muestra un progreso notable. Su pegada es, fecha tras fecha, más precisa y mortífera. Sus compañeros lo buscan en cada jugada porque saben que, cuando Luis entra en juego, algo bueno sucede.

Luis Suárez del Liverpool le marcó al Hull y sumó 20 tantos en el fútbol inglés.
ampliar
Luis Suárez del Liverpool le marcó al Hull y sumó 20 tantos en el fútbol inglés. (EFE)

Esto quedó reflejado dos semanas atrás frente al Manchester City (ese día, en ausencia de Gerrard y Agger, capitán y sub, el técnico Brendan Rodgers le dio la cinta a Luis, para hacerlo sentir aún más importante).

Pese a caer 2 a 1 de visita, Liverpool fue más que los “ciudadanos”. Y el exNacional fue la gran figura de la cancha, no por haber hecho red sino por haber gestado y liderado todo el juego ofensivo. Hizo todo: desbordó por las puntas, sirvió el gol de Coutinho con un toque sutil, genial, preocupó con sus tiros libres, armó jugadas viniendo de atrás y fue una pesadilla para el fondo celeste.

El escocés Kenny Dalglish, el gran ídolo de los Reds y primer entrenador de Suárez al llegar a Inglaterra, se compadeció de los defensas ingleses que deberán marcar al salteño en el Mundial, pues las selecciones inglesa y uruguaya comparten el Grupo D. “Cuando se realizó el sorteo de la Copa del Mundo imaginé que habría unos cuantos defensores ingleses pensando: “¡Oh no, tengo que jugar contra él de nuevo. Ya es bastante malo tener que enfrentarlo dos veces por año!”. Es cierto: ¿quién quiere enfrentar a Suárez...?

Mourinho no, por ejemplo. El portugués, irónicamente, pidió que Suárez sufriera “una pequeña lesión” que le impidiera estar en el gran partido frente al Chelsea. Sabe que rivalizar con un jugador así, auténticamente indomable, inmarcable, reduce sus posibilidades de triunfo. Además, Luis nos recuerda a Ricardo Bochini. Son esos jugadores para los que no existe la condición de local o visitante. Suárez podría enfrentar a Brasil en un Maracaná rebosante y metería miedo a los brasileños. En Inglaterra todas las hinchadas llegaron a abuchearlo en cada pelota, pero se impuso. Ahora lo respetan.

“Esa pelota larga que parece perdida, que se está yendo por la banda, él la lucha, la mete dentro del campo y hace que termine en gol. Es el símbolo de la garra charrúa”, dice Rubén Sosa, el Principito, otro grande del fútbol oriental. Aunque su especialidad es la del Llanero Solitario –torear a los cuatro de la defensa rival–, ha aprendido también a jugar en bloque, a llegar tocando, con tres y cuatro compañeros atacando. Y, quizás, lo más importante, es lo que transmite a todos, el contagio de que todo partido se puede ganar.

PUBLICIDAD

Suárez puede terciar por el Balón de Oro. Tranquilamente. Sucede que, como acontece con Rooney (otro fenómeno), no es un jugador con prensa. Pero, si puede ganarlo Ribery, ¿por qué no Suárez?

Uruguay también se ilusiona. La gran resurrección celeste en la eliminatoria lo tuvo como protagonista. A Perú en Lima, le ganó él. Es un equipo compacto el de Tabárez, con balance en las tres líneas. Y tiene a Suárez. ¡Ojo con ellos!

  • Comparta este artículo
Deportes

Luis Suárez, el atacante que encanta a Inglaterra

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota