Deportes

Real Madrid 3-Levante 0

Keylor Navas fue inmenso, pero ni eso bastó ante los once gigantes del Real Madrid

Actualizado el 10 de marzo de 2014 a las 12:00 am

El arquero tico salvó a su club de una mayor goleada en la visita al Santiago Bernabéu

Le ganó el duelo personal a Karim Benzema pero no a Cristiano Ronaldo

Deportes

Keylor Navas fue inmenso, pero ni eso bastó ante los once gigantes del Real Madrid

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ni la pared mejor construida detiene a un huracán, ni el más fuerte dique resiste un tsunami. Ni el mejor portero en la actualidad de Costa Rica puede parar a 11 estrellas.

Keylor Navas fue inmenso, quizás más grande que nunca, pero fue igual de solitario. El Levante nunca lo ayudó y terminó recibiendo tres goles de un Real Madrid que está en la cúspide de su juego, con la mirada en el título de España.

Al costarricense no le dio miedo el templo de los merengues, salió al Santiago Bernabéu como si este fuera una cancha en su natal Pérez Zeledón y ya al minuto 6 el mundo del fútbol decía su nombre. Una espectacular parada a Cristiano Ronaldo para iniciar, sí, a ese que nombraron el mejor del mundo.

Pero el portugués es de esos jugadores que les gusta la venganza y la consiguió cinco minutos después en un tiro de esquina. Cazó él centro de Ángel Di Maria como si fuera un águila y llevó la pelota hasta el fondo de las redes. Navas se estiró y la tocó, pero fue insuficiente.

Seguía el agobio, Keylor parecía más de cemento que de carne, con pelotazos desde todas partes gracias a una defensa que daba paso libre a los merengues. La única ventaja de esto fue que el tico se lució.

“Ahí está Keylor Navas, mucho portero, una de las grandes sensaciones de la Liga. Lo confirmó con creces en Chamartín, donde solo se vio superado por dos grandes goles y un churrazo de su compañero Nikos en propia puerta”, cita en su crónica del encuentro José Sámano de El País.

Y sí, el costarricense se dio el lujo de cuatro veces pararle remates a Karim Benzema.

La más clara fue al borde del primer tiempo. Tras un centro de Marcelo, Benzema cabeceó solo y su disparo cruzado parecía destinado a las redes, pero los dedos de Navas se alargaron como si fueran de goma, desviaron el balón y este terminó chocando contra el poste.

En la segunda mitad, Navas no sucumbió, pero si lo hicieron sus compañeros. Con remates normales el Madrid no superaba a Navas y por eso Marcelo tuvo que inventarse una jugada de otro mundo para vencerle, se burló a un defensa y lanzó un misil cruzado que puso el 2-0 al 48’.

La expulsión de David Navarro al 64’ ni se sintió en la cancha, el Levante solo jugaba con uno desde el primer minuto. Las paradas seguían, de nuevo a Benzema al 74’, una más fácil a Cristiano al 78’.

Lo absurdo del juego llegó al 81’, si Navas le detenía todo a los rivales, alguien tenía que meter la pelota, aunque fuera del Levante. Fue Nikos Karabelas el que hizo un autogol con muy poca cordura tras un centro de Marcelo.

Un 3-0 inmerecido para Navas, que enfrentó solo a 11 gigantes.

  • Comparta este artículo
Deportes

Keylor Navas fue inmenso, pero ni eso bastó ante los once gigantes del Real Madrid

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota