Deportes

Planificación económica y trabajo en ligas menores son las claves

Final alemana, fruto del rigor y el orden

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Final alemana, fruto del rigor y el orden

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A paso lento pero seguro, sustentando proyectos a futuro sin necesidad de sacrificar el presente y con bases administrativas tan rígidas como el temperamento que se le conoce a los pobladores germanos.

No hay mejor forma para caracterizar la estructura de la Bundesliga, la máxima categoría del futbol de Alemania, que tendrá a dos de sus exponentes en la final de la Liga de Campeones de Europa, que se jugará en Londres el 25 de mayo.

Un justo premio para una organización que apostó a ordenar la casa bajo dos premisas fundamentales y que hoy generan réditos a los 18 clubes que participan en ella.

Para formar parte de la Bundesliga es necesario contar con una licencia que otorga la Federación Alemana de Futbol.

Una que no se consigue si hay dudas sobre la solvencia económica de un club y puede ser revocada sin contemplación alguna.

Ante la falta de ingresos elevados por concepto de derechos televisivos (en Italia y España los equipos subsisten gracias a ellos), en Alemania las organizaciones se apoyan en dos pilares básicos.

Uno es el estadio. Los 18 participantes son dueños de sus modernas canchas, lo cual les evita costos de alquiler y más bien, les genera recursos en eventos no deportivos.

El otro es la afición, que acude fielmente a los juegos de cada fin de semana, haciendo de esta liga la segunda con mayor promedio de asistencia, por debajo de Inglaterra.

Sin embargo, el pecado del balompié inglés son sus ligas menores, algo que en Alemania supieron impulsar de la mejor forma.

Cantera. Como parte de los requisitos para la licencia, la Federación obligó a los equipos a tener centros de entrenamiento con las mejores condiciones posibles y con profesores de futbol calificados.

Los réditos saltan a la vista, principalmente cuando se descubre que de la selección que disputó el Mundial en casa en 2006, apenas quedan cuatro elementos. Los demás fueron sustituidos por novatos como Thomas Muller, Mario Götze, Mesut Ozil o Marco Reus.

Eso sí, a nivel de clubes, los resultados en competencia europea son la deuda pendiente de los clubes alemanes, pues en este siglo, apenas ganaron una de las 26 competencias que disputaron, tomando en consideración Liga de Campeones y Liga de Europa.

PUBLICIDAD

Bayern Múnich o el Borussia Dortmund tendrán el honor de comenzar a volcar la historia.

  • Comparta este artículo
Deportes

Final alemana, fruto del rigor y el orden

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota