Deportes

Familia de Keylor Navas se comió las uñas en la espera

Actualizado el 05 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Deportes

Familia de Keylor Navas se comió las uñas en la espera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San Isidro de El General. Conforme pasaban los días y la noticia no llegaba, la familia de Keylor Navas se comía las uñas.

Sandra Gamboa,  mamá de Keylor, da religión en la Escuela 12 de marzo en Pérez Zeledón; dijo que la incertidumbre les robaba la paz.  | PABLO MONTIEL
ampliar
Sandra Gamboa, mamá de Keylor, da religión en la Escuela 12 de marzo en Pérez Zeledón; dijo que la incertidumbre les robaba la paz. | PABLO MONTIEL

Aunque todos son enormes creyentes, por momentos la incertidumbre les robaba la paz, esa que Navas transmitía, pero que nunca dijo por qué la tenía.

“Todos esperábamos que se confirmara la noticia, todos hablaban del tema, pero nadie lo aseguraba, yo solo le pedía a Dios que si era para el bien de él (Navas) que se fuera a ese equipo o cualquier otro, pues que así fuera”, comentó relajada Sandra Gamboa, la mamá del ahora sí, portero merengue.

“Estábamos con nervios, con todo, inseguridad, de saber qué iba a pasar”, añadió la mamá.

El mismo sentimiento de la madre lo vivió la población de Pérez Zeledón, ya que, según, Steven Gamboa, tío de Navas, “en la calle le consultaban qué iba a pasar”.

“Yo estuve tranquilo porque veía muy tranquilo a Keylor, así que me sospechaba que él tenía algo seguro, porque cuando uno está sin trabajo no se siente tan tranquilo”, manifestó ayer el familiar.

El único de la familia que denotó siempre un rostro relajado fue Juan Gamboa, el abuelo.

“Como me dijo Keylor, si Dios tiene un momento para eso va a llegar, sino no, eso no es algo que me tuviera desesperado; él me decía: abuelo usted tranquilo, no nos preocupemos por eso, si eso llega pues la vida sigue, Dios sabrá que tiene para cada uno”, comentó el que fue la figura paterna del hoy futbolista del conjunto blanco.

Pero, aunque en su mente trataba de no darle espacio a la incertidumbre del momento, el abuelo acepta que siempre tuvo una velita encendida para que todo saliera.

“Siempre tuve esperanza, esa sí estaba, tenía fe de que todo llegara pero sin desesperarme”, comentó el bastión de Navas en sus primeros años de vida, y quien le enseñó que en casos como estos í es mejor esperar y no desesperar.

  • Comparta este artículo
Deportes

Familia de Keylor Navas se comió las uñas en la espera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota