Deportes

España y la ilusión del Maracaná

Actualizado el 28 de junio de 2013 a las 10:13 am

Deportes

España y la ilusión del Maracaná

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Jugadores de España celebra la clasificación a la final de la Copa Confederaciones, conseguida en penales ante Italia. (AFP)

Fortaleza, Brasil

Es difícil encontrar nuevos retos para un equipo que lo ha ganado todo. Dos Eurocopas, un Mundial, rachas históricas sin perder, y elogios casi unánimes por una forma de jugar que no se veía en mucho tiempo.

La selección española de fútbol lo conquistó todo desde que comenzó una gloriosa etapa en la Euro de 2008, cuando enterró fantasmas del pasado al eliminar a Italia en cuartos de final y luego superó a Alemania en la final. Posteriormente vinieron la coronación en la Copa del Mundo de 2010 y el título continental de 2012.

Pero hay un trofeo que se le escapó a la Roja en ese lapso, un pequeño asterisco que todavía molesta a la mejor generación de futbolistas españoles en la historia.

Se trata de la Copa Confederaciones de 2009, el torneo que sirvió como preámbulo al Mundial de  Sudáfrica y en el que España perdió nada más y nada menos que contra Estados Unidos en semifinales.

Los futbolistas españoles han hablado bastante de esa “espina” clavada, la que finalmente tendrán la oportunidad de sacarse el domingo cuando disputen la final de esta Confederaciones.

El partido será a las 4 p. m. hora de Costa Rica.

Contra el anfitrión Brasil. En el mítico estadio Maracaná. Ahí están el reto y la motivación que necesitaba España.

“Es bueno que nuestros jugadores sientan la ilusión de un niño, a pesar de todo lo que han ganado de jugar contra Brasil en el Maracaná”, apuntó el técnico de España, Vicente del Bosque, después de superar el jueves a Italia en una definición por penales en su encuentro por semifinales en Fortaleza.

“Vamos a jugar en el Maracaná ante su público y para nosotros es una ilusión tremenda, grande”, agregó el conductor de la Roja en la Copa del Mundo y la última Euro. “Es lo bonito, que futbolistas tan grandes tengan esa ilusión por jugar en el Maracaná”.

El famoso estadio en Río de Janeiro, inaugurado para la Copa del Mundo de 1950, ya no tiene capacidad para casi 200.000 personas como en su época de gloria.

Fue sometido a extensas renovaciones para esta Confederaciones y el Mundial del próximo año, cuando albergará la final, y ahora acomoda unos 78.000 espectadores.

PUBLICIDAD

De todas formas, está en una selecta lista de escenarios –Wembley en Londres, el Camp Nou o el Santiago Bernabéu en España, el Azteca de Ciudad de México, por mencionar algunos – donde cualquier futbolista sueña en jugar.

Y cuando el partido es una final, contra una selección brasileña que sueña con ganar su tercer título consecutivo de la Confederaciones y que contará con un respaldo total del público, la motivación es aún mayor.

“Seguramente todo el mundo esperaba y quería que en esta Copa Confederaciones la final fuese un Brasil-España”, comentó el arquero y capitán español Íker Casillas.

“Es muy bonito para todos los jugadores que se puedan dar cita en el Maracaná”.

“Estoy convencido que para todo aficionado al fútbol, ahora mismo un Brasil-España creo que es un partido emocionante, y se da cita en una final de la Copa Confederaciones que es la antesala a un Mundial”, agregó. “Y jugar en el Maracaná en Brasil también se antoja apetitoso”.

A diferencia de lo que puede ocurrirle en otros países, donde la grada los ovaciona como estrellas de rock, los jugadores españoles se han encontrado en Brasil con públicos en su contra.

Incluso en su debut en Recife ante Uruguay, un país que tiene una larga rivalidad futbolística con Brasil, los aficionados locales abuchearon a España y ovacionaron a los sudamericanos.

Lo mismo le pasó cuando goleó 10-0 a Tahití en Río de Janeiro, cuando derrotó 3-0 a Nigeria en Fortaleza y en su duelo de semifinales contra Italia.

“Desde que hemos empezado a jugar, se ha notado un poco que el público va siempre con el rival que enfrentamos”, comentó Casillas. “No pasa nada, es algo anecdótico”.

  • Comparta este artículo
Deportes

España y la ilusión del Maracaná

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota