Deportes

Análisis del último fichaje azulgrana

Darle un cupo a Neymar es el nuevo gran reto del Barcelona

Actualizado el 28 de mayo de 2013 a las 12:00 am

El brasileño deberá probarse donde ya otros muchos fallaron: al lado de Lionel Messi

El Barça deberá acoplar a dos estrellas que viven de la pelota y las individualidades

Deportes

Darle un cupo a Neymar es el nuevo gran reto del Barcelona

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Barcelona acabó con años de rumores y se hizo con el más apetecido de los talentos brasileños del momento: un Neymar que viaja a Europa para ganarlo todo, aún sin la certeza de si logrará hacerlo.

Su talento es innegable y si eso no basta sus números son sencillamente avasalladores. Desde su debut profesional en 2009 el delantero anotó 134 goles vistiendo la camiseta del Santos y otros 33 con las diferentes selecciones de Brasil.

Si a eso se le suma una gambeta que maravilla al mundo con su fantasía y una velocidad explosiva el negocio azulgrana debería estar más que hecho..., pero no es así.

Neymar no solo tendrá que probarse como material europeo sino que deberá hacerlo en una posición donde otros muchos ya fallaron: como compañero de ataque de Lionel Messi, el mejor jugador del mundo.

En esa tarea se quedaron cortos nombres como el de Zlatan Ibrahimovic, Bojan Krkic y más recientemente Alexis Sánchez y Cesc Fábregas, todos relegados al banquillo o bien opacados por el brillo y protagonismo del argentino.

No se trata solo de una cuestión de estilo, porque solo en esa lista de arriba está desde el “ 9” de área hasta el extremo o enganche; más bien, es una cosa de acople.

Ahí es donde se inicia el otro gran reto del Barcelona con el brasileño: compartirle el protagonismo de Messi a un Neymar que solo tiene en la cabeza figurar.

Estilos. En medio de todo su atractivo y efectividad, muchos resumen el futbol del Barça como la visión privilegiada de un mediocampo con Andrés Iniesta y Xavi Hernández unida a la genialidad de Lionel Messi arriba, el hombre de los mil y un caminos al gol.

Para que esa ecuación funcione el balón tiene que terminar en el argentino y él tenerlo tanto como pueda; exactamente lo mismo pasa con el brasileño, acostumbrado en Santos a recibir la pelota y él solo encargarse del resto.

unque Messi es un depredador que camina por el centro del área y Neymar prefiere hacerlo como extremo por la izquierda, para uno y otro el combustible es el mismo: la tenencia del balón.

PUBLICIDAD

Los dos viven del enganche y el pique, de la cantidad de pases que les lleguen de atrás para ellos mandarlos a las redes.

Por eso para lograr el éxito en esa nueva ecuación tendrán que haber sacrificios; o bien, un entendimiento en el frente de campo como hasta la fecha no ha habido.

Porque Neymar no llegó a Barcelona para ser suplente ni de Messi ni de nadie, ni ahora ni en un plan a futuro. El nuevo crack brasileño está urgido ya de llevar su brillo a cada rincón del mundo.

Entonces la apuesta clara tiene que ser llegar a esa comunión Messi-Barcelona-Neymar, en una posibilidad que sin duda también existe y con la que lógicamente sueñan cuerpo técnico y directivo.

Si lo logran el planeta gozaría con una dupla ofensiva sin igual; sino, habrá otro nombre en la lista de intentos fallidos del Barça .

  • Comparta este artículo
Deportes

Darle un cupo a Neymar es el nuevo gran reto del Barcelona

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota