Deportes

¡De fábula!

Actualizado el 18 de abril de 1995 a las 05:53 pm

Le ganamos a Alemania, pero pudimos golearlos

Deportes

¡De fábula!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica Alemania
ampliar
Costa Rica Alemania
Doha (Qatar). Nos lavamos la cara ante el mundo. Demostramos que tenemos futbol hasta para golear, pero también perdonamos como lo hicimos anoche contra Alemania.El 2 a 1 nos vuelve a dar vida para seguir en este Mundial Juvenil. Solo nos resta asegurar el boleto contra Camerún, el jueves entrante a las 7:45 de la noche hora local (10:45 de la mañana hora tica).

Anoche el público de esta ciudad nos apoyó y la verdad es que lo merecíamos después del desastroso debut contra Australia. Ayer estuvimos simplemente fabulosos.

La disciplina táctica nos dio otro rostro, otro maquillaje. El toque de balón y la administración con señorío para salir con pelota dominada, a ras del suelo, acribillaron a los alemanes desde un inicio en el que Costa Rica comenzó a demostrar su partitura.

Como cuchillas entrábamos en lo más profundo del área europea y con gran satisfacción golpeamos en esa zona, donde mandaron Doghan y Sumerka como estampilla sobre Wanchope y Jafet.

Alemania cayó en la trampa. Jewisson Benneth fue la carnada. El joven delantero se alejó del área hacia el centro del campo para destrozar el juego europeo y como relámpago iniciaba los ataques furibundos que desubicaron a los europeos.

Con Jewisson allí, en la zona de creatividad, la mentalidad tica fue otra. Harold Wallace y Carlos Rodríguez se asociaron al trabajo del improvisado volante para alimentar con balones las parcelas por donde corrían Soto y Wanchope.

A Costa Rica la cuidaron. La técnica, temida por los alemanes, los consumió. La velocidad, el achique --cierre de espacios-- y sincronización del balón a ras del piso quebró un sistema alemán, apoyado en el pase largo y el contragolpe.

El toque en corto y la rotación de los delanteros Wanchope y Soto cansaron a un rival, que inició veloz, pero conforme avanzaba el primer tiempo denotó cansancio.

Los hermanos Try y Jewisson Benneth anunciaron con remates desviados, en situaciones de gol no definidas, el ahínco de una tricolor con ansiedad de triunfo; las descolgadas cortantes en diagonal por el rostro del área tenían sorprendido a un adversario de elite.

Penal!

Soto provocó la jugadas del penal en una acción de Doghan por cerrarle la carrera al tico, cuando a este solo le quedaba el guardameta Jentzsch, el héroe de la jornada.

PUBLICIDAD

La falta la cobró Jewisson con remate fuerte y a la esquina derecha del marco del gigantón alemán.

Los teutones, con un hombre menos al recibir Fischer la cartulina roja por jugada violenta contra Jerwis Drummond, jamás imaginaron el "baile" que recibirían en la segunda fase.

La salida con balón dominado, la seguridad y confianza para recibir y entregar la pelota, y la capacidad para administrarla fueron los acordes que acompañaron el ritmo costarricense complementado por la velocidad en proyección.

Edrick Díaz y Drummond entraban por los costados como afiladas dagas, que herían los laterales del área teutona, donde nació el perdón tico.

Un balón recuperado por Jewisson y cedido a Soto originó el segundo gol, logrado por Jafet con remate de izquierda elevado hacia el ángulo superior izquierdo y por encima de la infructuosa salida de Jentzsch.

Aquí cobramos vida, aquí comenzamos a caminar hacia un partido que debía de terminar con goleada. Seis balones con destino a la red quedaron en su mayoría atrapados por las manos del guardameta germano. Otros disparos salieron desviados por la mala definición nuestra.

La inspiración tica contagió a cada uno de nuestros once hombres, diez tras la expulsión de Kénneth Baltodano en el minuto 63, por causa de dos amarillas.

Eso no importó. Seguimos jugando de tú a tú frente a un cuadro que al minuto 75 bajó los brazos. Fue cuando Wanchope hizo gala de su malabarismo y puso en ridículo a los marcadores alemanes. El ole, ole, ole inundó las tribunas árabes y corazón tico. Con sus cantos comenzaron a apoyar a un equipo que en su debut decepcionó y ayer lavó la cara.

Ni siquiera el descuento de Walle, en tiempo de reposición, pudo acallar la cátedra, la vergüenza y el coraje de los juveniles. El juego tricolor simplemente fue fabuloso.

COSTA RICA 2, ALEMANIA 1

Costa Rica: Léster Morgan, Jerwis Drummond, Kénneth Baltodano, Alejandro Sánchez, Edrick Díaz, Carlos Rodríguez, Harold Wallace, Try Benneth, Jewisson Benneth; Jafet Soto (Norberto Barrantes, 89') y Pablo Wanchope. D.T.: Luis Roberto Sibaja.

Alemania: Simmon Jentzsch, Frank Riethmann (Dil Bettenstaedt, 72'), Mustafa Dogan, Christoph Cylla, Carsten Hinz, Tobias Buettner, Frank Gester y Martín Sumelka (Jan Walle, 72'), Sven Fischer, Sebastian Helbig y Marco Kuentzel. D.T.: Janz Jürgen Dortner.

PUBLICIDAD

Goles: 1-0 (42'): Jewisson Bennet, de penal, al cobrar una falta contra Jafet Soto. 2-0 (51'): Jafet Soto a pase de Jewisson Benneth. 2-1 (94'): Jan Walle al aprovechar un mal despeje en el área tica.

Arbitros: Alain Sars (Francia), asistido por Bomme Fierro Chaves (Ecuador) y Eduardo Botero (Colombia).

Amonestados: Kénneth Baltodano, Jerwis Drummond, Jafet Soto y Pablo Wanchope de Costa Rica. Por Alemania Buettner, Hinz y Kuentzel.

Expulsados: Ficher de Alemania y Baltodano en Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Deportes

¡De fábula!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota