Deportes

Cafeteros vuelven con altas ilusiones

Actualizado el 15 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Colombia acabó con 16 años de ausencia mundialista y ahora regresa como cabeza de serie y con aura de equipo de cuidado

La eventual ausencia de Radamel Falcao sería un golpe a sus aspiraciones aunque la baraja de suplentes es muy respetable

Deportes

Cafeteros vuelven con altas ilusiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Colombia dejó en el “departamento de objetos olvidados” los malos recuerdos de 16 largos años de frustraciones y regresa a un Mundial a ritmo de redoblantes.

Los cafeteros fueron escogidos como cabezas de serie de Brasil 2014; fue segunda en la eliminatoria suramericana –su mejor posición desde que se juega con el actual formato de todos contra todos– y es la cuarta mejor selección del mundo, según el ranquin de FIFA.

Todo lo anterior como lo hacen los buenos equipos en cualquier época: a puro fútbol, con seriedad en el trabajo y alegría en el campo, y con la buena razones de los goles.

Las expectativas colombianas son altas para esta Copa: a priori deben superar la fase de grupos, apuntar a los octavos, superarlos y después..., que pase lo que tenga que pasar.

Colombia tiene fútbol suficiente (y arrojo) para llegar lejos en el Mundial brasileño.

Desde aquella generación de René Higuita, Carlos Valderrama, Leonel Álvarez y otros (capaz de vapulear, 0-5, a Argentina en el mismísimo estadio del River Plate), Colombia no juntaba tanto buen pie en una formación titular.

Sí existe una gran diferencia en el presente: la capacidad de fuego.

La baraja de ataque es de lo mejor que tiene el seleccionado de José Néstor Pekerman; pero...

Mala nueva... La infortunada lesión de Radamel Falcao aguó la alegría y el optimismo cafetero.

No es para menos: cuando se tiene a uno de los tres mejores centrodelanteros del mundo en sus filas y este se lesiona a pocos meses de la cita futbolera mas importante del planeta, el buen humor recibe un autogol en el ángulo.

Está difícil, no está descartado ; sin embargo, si el Tigre fuese el Tigre F. C. diríamos que tiene el partido con el marcador, el reloj y el árbitro en contra en cancha extraña y con uno menos.

Si se da la baja –sensible desde cualquier punto de vista– Colombia tiene artillería para sustituirlo.

No será lo mismo, pero Téófilo Gutiérrez, Jackson Martínez, Luis Fernando Muriel, Víctor Ibarbo, Carlos Bacca , entre otros, surgen como eventuales suplentes de fiar.

En todo caso, los cafeteros tienen un equipo sólido, línea por línea; a modo de ejemplo, David Ospina segurísimo en la puerta; Mario Yepes en la zaga; James Rodríguez y su guante en la media; José Néstor Pekerman en el banquillo, quien fue capaz de conjugar a este buen conjunto que forja ilusiones y promete alegrías, ambas fundadas en muy buen fútbol..., y ataque.

  • Comparta este artículo
Deportes

Cafeteros vuelven con altas ilusiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota