Deportes

Final de la Liga de Campeones En Londres

El Bayern Múnich acabó con la sequía y se alzó como rey de Europa

Actualizado el 26 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Arjen Robben fue el héroe de un apretado juego, que se definió en el último suspiro

El conjunto bávaro conquistó así su quinta corona y le dijo adiós a su técnico

Deportes

El Bayern Múnich acabó con la sequía y se alzó como rey de Europa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Londres. El Bayern Múnich se impuso ayer al Borussia de Dortmund en la primera final alemana en la historia de la Liga de Campeones, un duelo brillante que parecía destinado a la prórroga.

Tras perder la final del año pasado y la de 2010, el conjunto bávaro conquistó por fin en Londres la quinta Copa de Europa para sus vitrinas, un título que cierra con honores el ciclo de Jupp Heynckes al mando del Bayern antes de la llegada del español Pep Guardiola.

Era la sétima ocasión en la historia en la que la batalla final por el máximo título europeo se libraba en Wembley, testigo en esta ocasión de un choque entre dos equipos que se conocen bien, acostumbrados a jugar bajo presión y que demostraron su sangre fría desde el inicio.

El Borussia salió al campo sin frenos, dispuesto a arrollar a los hombres de Heynckes aún cuando gozaban del cartel de favoritos.

Lewandowski y Blaszczykowski se encargaron de meter miedo a los miles de seguidores que vestían de rojo en las gradas de Wembley, pero los futbolistas del Bayern, confiados en su capacidad de tumbar de un latigazo al rival más robusto, no perdieron la calma.

Con Franck Ribéry por la izquierda y Arjen Robben por la derecha el Bayern pasó los veinte primeros minutos del partido cerca de su propia área, pero pronto encontró su camino hacia la casa rival.

En la segunda mitad, el Borussia volvió a dominar el primer cuarto de hora, pero recibió un martillazo de los de Heynckes al minuto 60.

Robben y Rybéry burlaron la última línea de los de Klopp para que el holandés acabara trazando un centro desde la línea de fondo que Mandzuki remató a puerta vacía.

Por delante en el marcador, el Bayern parecía tener el duelo controlado, pero la presión pudo con el defensa Dante quien propinó una patada a Marco Reus en el área.

Ilkay Gundogan convirtió desde el punto de penal y la pelea entre los dos bandos alemanes quedó abierta a falta de 15 minutos.

Y justo cuando Wembley se preparaba para vivir el tiempo añadido apareció Robben. El holandés se metió al 88’ por el borde del área para llevarse un balón y encarar casi sin oposición al portero Weidenfeller: toquecito preciso para un final vibrante en un duelo de infarto.

  • Comparta este artículo
Deportes

El Bayern Múnich acabó con la sequía y se alzó como rey de Europa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota