Deportes

España

El Barcelona se deja un clásico trepidante y la Liga está que arde

Actualizado el 24 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Los catalanes remontaron y con un 3-4 se metieron en la pelea por el título

La polémica no faltó tras dos penales dudosos marcados por el árbitro Mallenco

Deportes

El Barcelona se deja un clásico trepidante y la Liga está que arde

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lionel Messi marcó tres goles ayer ante el Real Madrid. El segundo gol personal lo celebró señalando al cielo, ante el desconsuelo de su compatriota argentino Ángel Di María (de).  | AP
ampliar
Lionel Messi marcó tres goles ayer ante el Real Madrid. El segundo gol personal lo celebró señalando al cielo, ante el desconsuelo de su compatriota argentino Ángel Di María (de). | AP

Madrid. Un triplete de Lionel Messi resucitó al Barcelona (3-4) en un clásico de fútbol grandioso, que tuvo goles y polémica, y que acabó con remontada azulgrana para bajar del liderato al Real Madrid, cortar la racha sin perder de Carlo Ancelotti -31 partidos- y dar la cima al Atlético de Madrid en una Liga que es de tres.

Resumen del juego.

El clásico respondió con fútbol a la grandeza de un duelo gigantesco. Intensidad, goles y rivalidad en uno de los enfrentamientos más bonitos del mundo.

El Barcelona tiró de orgullo para silenciar a los que le faltan el respeto señalando a un fin de ciclo. Como si un ciclo se pudiese finalizar con Messi en el campo.

Carlo Ancelotti llegó a la casa blanca con perfil de pacificador. Su figura abarca mucho más. Su mano de entrenador, en las antípodas del 'estilo Mou', conduce al Real Madrid a pelear con fe por un triplete histórico.

Picado en su orgullo saltó al Bernabéu el Barcelona. Con la firme intención de mostrar que a su estilo aún le queda vida y dar vida al cuestionado Tata Martino.

Iniesta en el costado izquierdo y Neymar en el derecho encontraron espacios a espaldas de Carvajal y Marcelo. Neymar perdonó su ocasión. Iniesta fusiló a la red la suya. Su primer gol en un clásico en el Bernabéu tardó en llegar.

Luego apareció Benzema, más matador que nunca. Perdonó la primera, antes del tempranero gol del Barça , y tiró a manos de Valdés la segunda. A las nubes la tercera, con todo a favor tras una brillante jugada del Fideo '.

El Real Madrid se había salvado y le llegó la hora de golpear. Di María de la nada inventó un centro medido a la cabeza de Benzema que ya no perdonó al minuto 20.

Desataba la locura en el Bernabéu Di María, asfixiado por la fiebre que sufrió en la semana. Nada más ser atendido y recuperar oxígeno enganchó otra vez el esférico, lanzó otra carrera que vio Marcelo y su paso encontró a Benzema y con remate imparable con derecha puso el 2-1 al 24'.

PUBLICIDAD

Pero apareció Messi para lanzar un grito de fútbol al mundo. Cuando peor lo pasaba su equipo pidió la pelota, afrontó rivales, lanzó una pared a Neymar y marcó con un remate duro, abajo, un tanto psicológico a tres minutos del descanso.

Trepidante. Nacía el segundo acto con todo por decidir. Con el Real Madrid retrasando unos metros para explotar su velocidad.

Apareció la polémica que siempre acompaña a un clásico y que dará mucho que hablar. Primero tuvieron argumentos para quejarse los azulgrana. Undiano Mallenco pitó penalt un derribo fuera del área de Álves a Cristiano. El portugués no desaprovechó el regalo para volver a poner en ventaja al Real Madrid en un partido enloquecido.

Una genialidad de Messi con un pase increíble entre líneas dejó solo a Neymar en una acción que salvó su mal partido. Cuando iba a rematar ante Diego López fue desequilibrado por Ramos en una acción discutida. Penal y roja directa. Gol de Messi y empate a tres. Y 25 minutos por delante de sufrimiento local.

Segundo penal y Messi resucita a su escuadra, incendiando la Liga con un triplete que deja el pulso por la Liga más bonita de Europa.

  • Comparta este artículo
Deportes

El Barcelona se deja un clásico trepidante y la Liga está que arde

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota