Deportes

Llega por dos temporadas

Barcelona anuncia la contratación del técnico Luis Enrique

Actualizado el 19 de mayo de 2014 a las 12:39 pm

El extécnico del Celta de Vigo asumirá el espacio que dejó el argentino Gerardo 'Tata' Martino

También llega el joven guardameta alemán Marc André Ter Stegen

Deportes

Barcelona anuncia la contratación del técnico Luis Enrique

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Enrique vuelve al Barcelona como entrenador

Barcelona

El Barcelona anunció este lunes la llegada de Luis Enrique para sustituir como entrenador del primer equipo al argentino Gerardo 'Tata' Martino, que sale del club tras una temporada con decepcionantes resultados."La Junta Directiva del FC Barcelona, reunida en sesión extraordinaria este lunes por la tarde, ha acordado el nombramiento de Luis Enrique Martínez como nuevo entrenador del primer equipo de fútbol, a propuesta del director deportivo Andoni Zubizarreta", detalló el club, que añadió que el nuevo estratega ha firmado por dos temporadas.

El club también anunció la contratación del guardameta alemán Marc André Ter Stegen, del Borussia Moenchengladbach, y el regreso de los cedidos Rafinha (Celta) y Gerard Deulofeu (Everton). En un extenso comunicado, también se informó que no será renovado el meta José Manuel Pinto.

Luis Enrique, que sustituye en el cargo al argentino Gerardo 'Tata' Martino, fue jugador del Barcelona entre 1996 y 2004, y dirigió al filial barcelonista entre 2008 y 2011.

Posteriormente, entrenó al Roma y la última temporada al Celta de Vigo. El asturiano será presentado el próximo miércoles. Al mediodía firmará su nuevo contrato y después será presentado oficialmente ante los medios de comunicación.

Esta semana es muy probable que también se produzca la presentación del joven meta alemán Marc André Ter Stegen. El portero, de 22 años, ya ha llegado a Barcelona y en los próximos días se convertirá en la primera incorporación del Barça de Luis Enrique.

Luis Enrique se despidió del Celta de Vigo en una conferencia de prensa.
ampliar
Luis Enrique se despidió del Celta de Vigo en una conferencia de prensa. (EFE)

Exigencia para devolver la esperanza. Asturiano de 44 años y aficionado al triatlón, Luis Enrique seguía hasta hace poco los entrenamientos de su anterior equipo, el Celta de Vigo, encaramado a un andamio.

En unas primeras semanas difíciles en el club gallego, que dejó este pasado fin de semana, la idea del entrenador sorprendió y provocó mofas. Pero permaneció firme, allí arriba, para observar mejor a sus jugadores.

Y al término de una buena temporada con el Celta, que finalizó noveno de la Liga, acabó por convencer a todos, sobre todo al Barcelona, su equipo como jugador durante ocho temporadas (1996-2004), capitán las dos últimas.

"Exigente", "intervencionista, perfeccionista, con un punto de obsesión que puede chocar con algún carácter difícil, aunque en el Celta todos han valorado que sea una persona directa y natural", lo describía el diario deportivo catalán El Mundo Deportivo a principios de mayo, cuando los rumores de su llegada al Barça se hacían insistentes.

Afirmando a su llegada al Celta que apostaba por un "juego asociativo y pase en corto", basado en la posesion del balón, Luis Enrique había admitido antes de su regreso a España desde la Roma que debía mejorar en la faceta defensiva.

Durante su temporada en Vigo, el técnico estuvo identificado "con valores como la intensidad y el carácter", escribía el diario El País.

Luis Enrique vuelve a su gran amor: el Barcelona, del que fue uno de los jugadores emblemáticos antes de conducir, como entrenador, al filial del Barça hasta la segunda división en 2010, hecho inédito en once años.

Fue en el banquillo de este filial donde comenzó su carrera como entrenador, en 2008, tomando el relevo de Pep Guardiola cuando éste se fue para dirigir al primer equipo.

En 2011 dejó el club y entrenó a la AS Roma durante la temporada 2011-2012.

Muestra de su fuerte carácter, capaz de erizar a algunos, tuvo problemas en la capital italiana con el ídolo del club Francesco Totti.

"Totti no es un jugador como los otros, es especial, único", había admitido el español en septiembre de 2011, antes de asegurar: "pero soy yo el que decide quien sale al campo. Es mi derecho, incluso si me equivoco".

Antes de convertirse en entrenador, Luis Enrique había jugado en el Sporting de Gijón (1989-1992) antes de dar el salto a los dos grandes españoles; el Real Madrid (1992-1996) y después al Barcelona, donde se consagró con 109 goles en 300 partidos.

Y el paso entre los dos históricos rivales no lo hizo con dulzura.

Convertido en acérrimo "culé" barcelonés, renegó públicamente de su etapa madridista, afirmando que no le traía buenos recuerdos. Y se ganó así la ira de los aficionados "merengues", que lo abucheaban con ganas cuando vestía la camiseta azulgrana.

Con la selección española, Luis Enrique logró el oro olímpico en Barcelona-1992 y fue 62 veces internacional (12 goles).

Durante uno de esos partidos, en cuartos de final de la Copa del Mundo de 1994 en Estados Unidos, Luis Enrique recibió un codazo del italiano Mauro Tassotti que le rompió la nariz.

La imagen de Luis Enrique , con lágrimas en los ojos y la camiseta blanca manchada de sangre cuando el árbitro no pitó el penal, se convirtió en el amargo emblema de una selección española que parecía condenada al fracaso, hasta que inició su época gloriosa en 2008.

Ahora le toca guiar al Barcelona para que recupere el camino de la victoria.

  • Comparta este artículo
Deportes

Barcelona anuncia la contratación del técnico Luis Enrique

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota