Deportes

IV Copa América Homeless se realiza en Costa Rica

El fútbol les cambió las penas por esperanza

Actualizado el 16 de junio de 2017 a las 08:06 pm

El torneo se lleva a cabo en el polideportivo de San Francisco de Dos Ríos, del 16 al 18 de junio, con presencia de Costa Rica y cuatro equipos internacionales (Argentina, Brasil, Italia, México).

Los nacionales cuentan con dos equipos: Costa Rica B, un combinado de exseleccionados, y Costa Rica A, formada por los muchachos que se preparan para el Campeonato Mundial de Noruega, a llevarse a cabo del 28 de agosto al 7 de setiembre.

Deportes

El fútbol les cambió las penas por esperanza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Cristian Castro supera al peruano Rubén Cairo en el polideportivo de San Francisco de Dos Ríos. (Albert Marín)

Sentado en una butaca roja del gimnasio del polideportivo de San Francisco de Dos Ríos, pensativo, en silencio, observando la cancha donde pronto cumplirá una nueva meta en su vida, así vive el momento el número seis de Costa Rica A, Cristian Castro, minutos antes enfrentar a Perú en el debut de los nacionales en la Copa América Homeless.

Las drogas, desde la marihuana hasta el crack, fueron su vida durante mucho tiempo, truncando sus sueños y aniquilando sus pasiones, a tal punto que se quedó sin hogar. Pero no todo estaba perdido pues Castro tenía un amigo escondido dispuesto a ayudarle: el fútbol.

Cristian no ignoró el llamado y las dudas fueron abandonando su vida, pues vio en el deporte la oportunidad de correr tras un balón en una cancha, como siempre soñó, y lo más importante, dejar el mundo de las adicciones y la soledad atrás, tan atrás que no se pueda ver pero sí recordar, para no olvidar y también aprender.

La IV Copa América es el primer gran evento internacional, a nivel de fútbol homeless (sin hogar), que realiza Costa Rica, retomando así una iniciativa que tenía dos años sin ponerse en práctica. Al país vinieron equipos como México, bicampeón del mundo en la categoría, y Brasil, subcampeón en el último mundial, así como Argentina, Chile, Perú e Italia.

"Siempre he jugado, la gran diferencia es que ahora juego limpio y esto es un sueño", destaca Castro. Su rostro se ilumina con la luz del orgullo propio, de la esperanza y la felicidad que le producen las bendiciones que Dios le ha dado y por las que dice estar muy agradecido.

Cristian se prepara, fija la mirada, remata con potencia y, tras unos segundos, la malla se mueve: Costa Rica gana 1 a 0.

A su lado, Jairo Bustos salta de alegría y aplaude a su compañero, aquel amigo con el que disfruta de su nueva vida. Bustos es otro ejemplo de superación pues también se quedó sin hogar debido a sus problemas, pero con Homeless Costa Rica logró recuperar la alegría y las ganas de ser mejor, no solo por él, sino por su familia.

"Tengo dos hijas y la convivencia en mi hogar actualmente es muy bonita, hay mucha unión. Se le nota la seguridad en su manera de hablar, la misma con la que tomó la decisión de rehacer su vida al lado de las personas que realmente le aman y alejado de todo aquello que estuvo cerca de desviarlo de su meta: representar a Costa Rica como jugador de la selección de fútbol homeless.

Con el nueve en su espalda, Jairo es partícipe de varias de las principales acciones del encuentro, llegando incluso a anotar para dejar su nombre en las estadísticas.

Convivencia internacional. No solo en Costa Rica hay momentos difíciles, historias de superación o relatos de esperanza, pues los participantes internacionales también tienen mucho que contar.

Jose Antonio Aranda es pequeño de estatura, moreno, pelo negro y una actitud muy positiva, como la de alguien que respira el aire puro de la libertad. Este argentino sufrió muchos momentos al límite, consumido entre las drogas y el alcohol, y conviviendo todos los días con los fantasmas del suicidio.

"Muchos hemos pasado por situaciones difíciles y logramos salir adelante gracias al fútbol". La alegría se le nota a flor de piel, pues sabe que su imagen de adicto desapareció y ahora las personas no lo ven con ojos extraños, ni cargados de rechazo y prejuicios.

Cuenta que todo cambió cuando viajó a Holanda, en el 2015, a representar a su país en el Mundial de fútbol homeless. Al narrarlo se le infla el pecho porque sabe que fue su manera de demostrar que la vida no se acaba y que se puede salir adelante.

Actualmente trabaja en una panadería, entrena con el equipo y recientemente se juntó con su pareja actual, pues está decidido a formar una familia. Es así como José Antonio viene a más que solo competir, está celebrando la vida y sabe que a nivel personal, el intercambio cultural que le permite el torneo es un tesoro invaluable.

Dentro de esa baraja cultural que engalana la Copa se encuentra Juan Pablo Toro, un chileno que disfruta el evento a más no poder. Es de estatura mediana, luce un tatuaje en el cuello y demuestra que está impactado y sorprendido con esta experiencia, pues es la primera vez que sale de su país.

El cambio ha sido muy motivante, dejó las drogas por el fútbol, y ahora la vida tiene otro gustito. Jugar la Copa América es una alegría inmensa pues está cumpliendo un sueño que se le había frustrado desde niño: representar a su país, y no solo eso, hacerlo frente Argentina, un rival histórico, en su primer partido fuera de casa.

Resultados de la primera jornada de la IV Copa América Homeless:

Brasil 6-Costa Rica B 4

México 7-Italia 1

Chile 4-Argentina 1

Costa Rica A 6-Perú 1

La segunda fecha se llevará a cabo hoy a partir de las 8 de la noche, mientras que la tercera fecha será mañana sabádo a partir de las 10 a.m. El domingo se jugará a doble jornada, en la mañana (10 a.m.) y en la tarde (6 p.m.), para disputar las semifinales y finales de la Copa.

  • Comparta este artículo
Deportes

El fútbol les cambió las penas por esperanza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota