Deportes

Este no es el título ansiado, pero sin duda sí calma la sed

Actualizado el 11 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Deportes

Este no es el título ansiado, pero sin duda sí calma la sed

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Antes del acto formal de premiación el bloque completo de Cartaginés posó para el recuerdo, en una gráfica que dejó ver parte de la alegría brumosa que inundó el Estadio Nacional. | GRACIELA SOLÍS

Cartaginés consiguió este domingo acabar con 30 años de sequía en el ámbito nacional, y aunque no es el título prometido, sin duda sí alcanza para calmar la sed.

Por eso, el desahogo de esas tres décadas de espera se sintió hondo en el Estadio Nacional, en la provincia brumosa y en las pulsaciones de cada corazón que alberga la longeva causa blanquiazul.

En un partido que además premió al espectáculo, la consecución de la disputada final del Torneo de Copa emuló aquella conquista de 1984, cuando el equipo de la Vieja Metrópoli ganaría el que hasta ayer era su último trofeo nacional.

Desde entonces, generaciones y generaciones pasaron por un banquillo que solo tuvo el respiro de aquella Concacaf de 1994, un título al que la carga anímica ya hace rato se le había acabado.

“Es algo que venía pensando desde hace unos partidos atrás (poder alzar la copa), tengo cerca de 10 años acá y es un título que sin duda nos viene muy bien”, aseveró el defensor y capitán brumoso Andrés Sanabria, encargado de levantar el más reciente inquilino en una vitrina sedienta de nuevas glorias.

David Ramírez se adornó con un golazo de chilena, un tanto que por un momento pareció asegurarle a Saprissa la alegría de un título que finalmente no llegó.  | JOHN DURÁN
ampliar
David Ramírez se adornó con un golazo de chilena, un tanto que por un momento pareció asegurarle a Saprissa la alegría de un título que finalmente no llegó. | JOHN DURÁN

Ahora sí, el campeonato. Pero aunque importantísima, lo más preciado para Cartaginés no es esa corona que se colocó ayer, sino más la autoridad que le reviste un título por el que la totalidad de los equipos de Primera apostaron.

Triunfar donde sus venideros rivales fallaron supone, más allá de una obligación a futuro, un aluvión de esperanza, pensando en ahora sí apostar alto por esa otra deuda en su palmarés, la de revivir la gloria de un campeonato nacional.

Importante decir que los brumosos arrancan la temporada con la ilusión a tope: tienen un técnico con ideas frescas y una propuesta agresiva acompañando a un grupo que no solo ya se probó capaz, sino que además se ve sólido para la exigencia del semestre.

Randall Alvarado le ganó el viaje a Jordan Smith y a Kevin Briceño y cerró en el segundo paso con el gol que, 30 años después, volvió a llevar a Cartaginés al título de Copa.  | JOHN DURÁN
ampliar
Randall Alvarado le ganó el viaje a Jordan Smith y a Kevin Briceño y cerró en el segundo paso con el gol que, 30 años después, volvió a llevar a Cartaginés al título de Copa. | JOHN DURÁN

“El mensaje que enviamos al resto de los equipos es muy bueno, no solo por lo hecho hoy (ayer), sino a lo largo de toda la Copa. Damos un buen mensaje y es un golpe de autoridad, porque el título nos ayuda a crecer con mucha confianza para lo que será el Torneo a partir de la próxima semana”, aseguró a su vez Randall Alvarado, autor del gol de la victoria este domingo.

El orgulloso campeón de Copa iniciará su caminar por el Invierno el próximo sábado, cuando reciba en su casa al Uruguay de Coronado a partir de las 8 p. m. Colaboró en esta información el periodista de La Nación José Fernando Araya.

  • Comparta este artículo
Deportes

Este no es el título ansiado, pero sin duda sí calma la sed

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota