Deportes

La noche de coronado

Actualizado el 27 de abril de 1995 a las 05:41 pm

A pesar de que Puntarenas se encerró, el Saprissa encontró el camino del gol de la mano de Mitchel Myers y Evaristo Coronado

Deportes

La noche de coronado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La noche de Coronado
ampliar
La noche de Coronado
La llave no aparecía. Los saprissistas trataron durante más de tres cuartas partes del partido de abrir el candado de un equipo puntarenense que se plantó bien en el campo y se cerró.

Las marcas eran férreas.

El hombre llamado a reemplazar tácticamente a Rolando Fonseca fue Michel Myers; sin embargo, Evaristo Coronado llegó para convertirse en la figura que, en la cancha y a la hora de la definición, desarmaría el cerrojo porteño.

Los puntarenenses, con un esquema que presionaba al Saprissa, de marca zonal y muy estricta en el área pequeña, tuvieron la virtud de no jugar a los pelotazos, sino más bien con un futbol ordenado y definido.

Cierre de espacios

Las instrucciones del entrenador Juan Carlos Iglesias se evidenciaron entonces: cerrar los espacios a toda costa y no dejar que los hombres punteros de los morados hicieran lo suyo. Lo estaban logrando, sin embargo, los visitantes tampoco llegaban en forma efectiva al área de Geovanny Ramírez.

Por instantes, los tibaseños se perdieron. Myers, llamado a suplir la baja de Fonseca, no respondía; Coronado no acompañaba y Myers llegaba en forma tímida al área contraria.

Los locales intentaban desarmar el esquema contrario. Las triangulaciones, los pases de primera intención y los remates a marco no fueron suficientes.

Puntarenas no solo aguardaba el momento de un contragolpe, sino que también jugaba el fuera de juego.

Frank Lozada parecía que se aferraba a las piernas de Myers, lo que impedía toda acción del tibaseño.

Con el cambio de tiempo, se auguró un juego distinto. Ahora el Saprissa estaba más ordenado en la ofensiva, con mayor intención. Puntarenas llegó con igual objetivo, pero esta vez no fue suficiente ante el embalaje planteado por Carlos Linaris.

Este procuró explotar más a Myers y Coronado.

Fue entonces cuando Maximiliam Peynado pestañeó por el centro. Era el minuto 65 y Myers ve un hueco en el área. Este remata por la derecha, pero Coronado se encuentra solo en la raya de gol y sentencia al portero Fernando Patterson.

La presión local aumentó. Las acciones de Enrique Díaz y de Giancarlo Morera dieron calma a los morados.

PUBLICIDAD

En este esquema, Myers de nuevo se encargaría de tirar por el suelo el planteamiento de Puntarenas.

Al minuto 70, Rónald González hace un pase de profundidad, la recibe Michel y la centra a Evaristo, quien --en idéntica forma-- manda la bola al fondo de los cordeles.

Estaba todo definido pues los porteños cayeron psicológicamente y la ventaja morada dio más ánimo a los tibaseños.

Fue un partido de táctica, de estudio, pero también de presión, en el que Saprissa se consolida como líder y Puntarenas dice adiós.

Saprissa 2, Puntarenas 0

Saprissa: Geovanny Ramírez, Vladimir Quesada, Oscar Ramírez (Juan Cayasso, al 48), Giancarlo Morera (Luis Herra, al 45), Roy Meyers, Benjamín Mayorga, Evaristo Coronado, Mauricio Wright, Michel Myers, Enrique Díaz y Rónald González.

Puntarenas: Fernando Patterson, Alfredo Contreras, Maximiliam Peynado, J. Carlos Aguirre, Frank Lozada, Johnny Arias, Máximo Chavarría, Ricardo Lara, Miguel Agüero, Mate Wileki (Allan Espinoza, al 73) y Juan Milton Chévez (Martín Aguirre, al 80).

Goles: 0 a 1 (al 65): remate rastrero de Michel Myers que llega a Coronado en la raya de gol. 0 a 2 (al 70): Myers la pasa a Coronado, de nuevo en la raya de gol.

Arbitros: Carlos Luis Astúa, asistido por Oscar Hugo Leiva y José Fabio Barrantes.

Asistencia y recaudación: 2.611 aficionados, ¢2.336.000 Estadio Ricardo Saprissa.

  • Comparta este artículo
Deportes

La noche de coronado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota