Deportes

Hubo revancha, pero el que la gozó fue Álvaro Saborío

Actualizado el 14 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Deportes

Hubo revancha, pero el que la gozó fue Álvaro Saborío

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Nicolás Lodeiro sufrió esta dura entrada por el mediocampista Yeltsin Tejeda. Ambos son dos jóvenes valores de Uruguay y Costa Rica. | AP

De aquel 18 de noviembre de 2009, cuando Álvaro Saborío pudo cambiar la historia nacional y clasificar a la Sele al Mundial de Sudáfrica, a la noche de ayer, un mundo entero pasó.

Sabo maduró, se hizo padre, creció como estrella en la MLS de Estados Unidos y consagró su liderazgo en la Tricolor . Mucha agua transcurrió abajo de ese puente, pero la revancha cuando es buena nunca es tardía.

Ayer el atacante vivió en el Centenario esa noche mágica que se le escapó en el repechaje mundialista de aquel 2009. Un año que parece tan lejano como las críticas y ataques contra el oriundo de San Carlos.

También fue la oportunidad para que el “9” de 32 años se empapara de esa emoción que en Brasil 2014 solamente pudo gozar desde la distancia de las graderías.

“La verdad fue un partido muy bueno de parte de todos. Queremos seguir con esta mentalidad ganadora y hoy se demostró que el equipo nunca baja los brazos.

“Me siento feliz de seguir ayudando a la Selección con goles y espero seguir así”, comentó Saborío anoche, desde la fresca noche al borde del Río de la Plata.

Edinson Cavani batalla con Júnior Díaz y Giancarlo González, una imagen mil veces repetida y que en pocas ocasiones ganó el charrúa.  |  AFP
ampliar
Edinson Cavani batalla con Júnior Díaz y Giancarlo González, una imagen mil veces repetida y que en pocas ocasiones ganó el charrúa. | AFP

Si en el futuro Saborío se mantendrá como el eje del ataque de la Selección Nacional nadie lo sabe, pero el ariete sigue mostrando que su idea de retirarse del traje tricolor después del Mundial fue bastante apresurada.

Ya lo ha dicho: sueña con una revancha mayor, quiere que Isaac Saborío, quien aún no completa el año de vida, lo vea jugar en Rusia 2018. Que tenga el honor de contar que su papá mete goles y baila en el escenario más mágico que regala el fútbol mundial.

Por ahora, tiene 32 tantos de Clase A y está a cinco juegos de llegar a los 100 con la Sele . Colaboró el periodista Esteban Valverde.

  • Comparta este artículo
Deportes

Hubo revancha, pero el que la gozó fue Álvaro Saborío

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota