| Verano 2013

Las piezas en Cartago encajan y funcionan

Blanquiazules están de líderes y con un rendimiento perfecto en este campeonato

Jugadores, director técnico, dirigentes y aficionados hoy están en total comunión

Últimas noticias

Para hablar de un título en Cartaginés todavía es temprano. Los brumosos, seguramente, hasta evitan tocar el tema, como un aguizote para no espantar la ilusión que se comenzó a levantar.

Demasiados años de frustraciones dan para pensar que hasta que alguien en el estadio Fello Meza levante el trofeo de monarca es mejor no decir nada en serio y solo apegarse al son jocoso del popular “Cartaguito campeón”.

Sin embargo, algo es claro. Los planetas blanquiazules se alinean: todo les está saliendo de maravilla en el presente arranque del Torneo de Verano 2013 .

Quizás no les dure demasiado tiempo más, pero hoy por hoy, su 100% de rendimiento y su despliegue en la cancha los consolida como el mejor equipo del certamen.

De hecho, ya hasta empataron el récord del mejor inicio de su historia –vigente desde 1966– con cinco victorias al hilo. No es casualidad, pues hubo modificaciones para llegar a ello.

Seguramente no imaginaron que sería tan rápido, pero ¿cuál brumoso se va a quejar?

El desastroso certamen de Invierno 2012, que los dejó mirando el sótano en primer plano, obligó a esos cambios.

Transplantes de raíz, en algunos casos, y repellos, en otros, los que hicieron que en este inicio todos los sectores brumosos entren en una sincronía que incita a más de un aficionado y creyente (que hay muchos) a pedirle a la Virgen de Los Ángeles que esta tendencia siga hasta el final.

Puntos. Primero, hay que hablar de lo que se ve en la cancha: Cartaginés se reforzó en todas sus líneas.

Eso eleva la competencia interna, puesto que presiona al futbolista que está confiado por ser titular y motiva al que viene atrás.

Pasó en el arco, en la zaga, en el mediocampo y en el ataque.

Entre esos refuerzos que están marcando diferencia destaca Mauricio Castillo, el conductor de los brumosos y el traductor estrella de la idea de Javier Delgado.

También se reforzó el banquillo, dado que un equipo no puede ser solo de 11 hombres. Allí fueron a parar los experimentados Félix Montoya y Wardy Alfaro.

Segundo, está el mencionado Delgado, quien llegó para corregir una situación crítica y gracias a que da “la milla extra” sobrepasa la expectativa.

El equipo tiene una idea clara de juego y la ejecuta bien, factores que hace unos meses nunca se dignaron a aparecer en el campo.

Tercero, la afición. Varias veces en los últimos años el público brumoso tuvo que volcarse a apoyar para sacar al equipo de un estado comatoso. Más de la cuenta, si se toma en cuenta el historial de este club tradicional costarricense.

Ahora, finalmente lo puede hacer en tiempos de bonanza y vaya que lo está disfrutando. Llenazos y festejos son la constante.

Cuarto, la nueva dirigencia no puede haber tenido más tino y también suerte en las decisiones. El nuevo aire en la oficina, pegó.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Las piezas en Cartago encajan y funcionan