Deportes

El ‘ojímetro’ es la gran herramienta de los visores costarricenses

Actualizado el 14 de julio de 2013 a las 12:00 am

Deportes

El ‘ojímetro’ es la gran herramienta de los visores costarricenses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gerardo Ureña, coordinador de ligas menores de Saprissa.
ampliar
Gerardo Ureña, coordinador de ligas menores de Saprissa.

Podrán existir técnicas, podrán existir fórmulas; no obstante, los clubes de Primera División confían en el método más viejo de todos para reclutar futbolistas: el “ojímetro” de sus visores.

El término lo arrojó el coordinador de ligas menores de Saprissa, Gerardo Ureña, pero describe a la perfección la herramienta que esta gente “amiga” a los clubes (otro aporte de Ureña) utiliza para seleccionar jóvenes promesas y referirlos a algún equipo en el que puedan subir un escalón en su carrera deportiva.

“Las personas que nos ayudan en Saprissa están capacitadas por la institución, pero no se puede dejar de lado el ‘ojímetro’. Usted no puede elegir a un jugador solo por aspectos científicos. Muchas veces a simple vista uno puede decir ‘este es’”, adujo Ureña.

“En Herediano usamos un programa probado a internacionalmente que se llama Búsqueda y Detección de Talentos. Nuestros visores lo usan a la hora de referirnos a un jugador, porque se deben seguir ciertos lineamientos. Pero es indudable que la opinión tiene muchísimo peso”, adujo el gerente deportivo de Herediano, Jafet Soto.

Otro que comentó sobre el tema fue el exdirector de ligas menores de Brujas FC, Luis Torres.

“Nosotros no teníamos un departamento de visorías, pero sí habían personas con mucha experiencia y buen ojo que nos alertaban de algún talento. Aparte, todos nuestros entrenadores estaban capacitados en facetas como educación física, lo que facilitaba los análisis finales”, expresó Torres.

  • Comparta este artículo
Deportes

El ‘ojímetro’ es la gran herramienta de los visores costarricenses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota