| Primer partido de semifinal del Torneo de Copa

Los muchachos de Saprissa mantienen su ascenso

La apuesta morada por un proyecto con jóvenes futbolistas se ve más cuajada

Brenes le salvó un punto a los brumosos cuando faltaban ocho minutos para el final

Jordan Smith, Adrián de Lemos, Alexánder Robinson y Randall Brenes observan como el balón rozado por este último se cuela en el arco morado. Fue el salvador empate.  | MEYLIN AGUILERA
Jordan Smith, Adrián de Lemos, Alexánder Robinson y Randall Brenes observan como el balón rozado por este último se cuela en el arco morado. Fue el salvador empate. | MEYLIN AGUILERA ampliar

Últimas noticias

Cartago. Cierto es que Cartaginés terminó el partido “apedreándole el rancho” a Saprissa, y que de no haber sido por el horizontal y Adrián de Lemos, los blanquiazules habrían triunfado.

También es cierto que ayer Saprissa, reinventado con Rónald González, posee unos muchachos en su planilla que cada vez entienden mejor su rol.

Apoyado en una zona baja donde De Lemos y Douglas Sequeira representan los eslabones de veteranía, el equipo camina firme amparado en la osadía de su juventud.

Tal vez no sea este el torneo en el que Saprissa madurará, pero lo que es claro es que presenta un proyecto con mucho espacio para crecer.

Víctima de estos jóvenes morados fue ayer el Cartaginés, que, al igual que Alajuelense y Herediano, han apostado por nombres de mayor recorrido y años.

Claro, la experiencia de gente como Danny Fonseca, Leandro Silva, Chiqui Brenes y Pablo Herrera, arrinconó a los morados que, tal vez asustados, comenzaron atrás.

Así nació la opción que tuvo Silva al 14’, cuando De Lemos le sacó un disparo tras centro de Sirias.

Sin embargo, tal congoja no hizo más que pellizcar a este Saprissa, que le robó la pelota a Leandro y empezó a tocar con talento.

Con Guzmán y Russell cuidando la cintura, Diego Estrada pudo filtrar balones a Deyver Vega y David Ramírez, dos veloces puntas a los que aún les falta cuerpo.

En el esquema es rescatable la labor de Jordan Smith, aquel futbolista al que antes crucificaban.

Envuelto por los muchachos tibaseños, el Cartaginés comenzó a pelotear en busca de Herrera y Chiqui, recurso que sirve para desahogar, mas que regala el balón.

Para atizar aún más el escaso juego por el centro brumoso, vino la lesión y salida de Silva, tan inteligente como escaso de pulmones.

Así, los morados fueron encimando hasta que al 47’ consiguieron abrir el marcador, cuando Escoe, otro de los “chamacos”, cabeceó solitario un cobro de Estrada.

Rescate. Verse abajo en el marcador frente a otro de los llamados grandes no es gracioso para Javier Delgado, y por ello rescató el mediocampo ingresando a Nestor Monge, tapón y enganche.

Con Néstor en lugar de Silva, el Chiqui, quien había cedido su papel de punta para “volantear”, volvió a lo que mejor sabe: merodear.

En una de esas, a ocho minutos del final, vino un centro de Paolo Jiménez que Brenes desvió al palo largo de De Lemos. Imposible.

Cierto es que en los siguientes seis minutos De Lemos voló para sacar una de Lezcano y el horizontal le quitó otra al Chiqui; también es cierto que este Saprissa de muchachos con pocos kilómetros cada vez se entiende y luce mejor.


Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Los muchachos de Saprissa mantienen su ascenso