Deportes

El maldito tiro de esquina del 2009: ni se olvida ni se menciona

Actualizado el 06 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Deportes

El maldito tiro de esquina del 2009: ni se olvida ni se menciona

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La bola va en el aire, a 6 grados centígrados y casi sin viento. Costa Rica está clasificada a la Copa del Mundo Sudáfrica 2010.

Es de noche y acaba de lloviznar en la costa Este; el ambiente es hostil como siempre para los jugadores costarricenses en suelo gringo, pero los dos goles de Bryan Ruiz y 16 remates fallidos en el marco de Keylor Navas tienen a la Sele metida en el festival universal del fútbol. Hoy es miércoles 14 de octubre del 2009 y esto está cocinado.

El tablero electrónico mantiene congelado el 1-2 a favor de los ticos y el minuto 90, como si Costa Rica ya hubiera triunfado, como si Archundia, el mexicano Archundia, ya hubiera pitado el final del juego.

La bola va globeada desde el córner, dirigida al área pequeña al minuto 95.

 Azofeifa, Navas y Centeno caen derrumbados cuando la pelota entra en su marco. El viaje a Sudáfrica, que parecía seguro, queda abortado en segundos. Es miércoles 14 de octubre del 2009 en Washington.   | ARCHIVO
ampliar
Azofeifa, Navas y Centeno caen derrumbados cuando la pelota entra en su marco. El viaje a Sudáfrica, que parecía seguro, queda abortado en segundos. Es miércoles 14 de octubre del 2009 en Washington. | ARCHIVO

Ya la Sele ha defendido siete tiros de esquina y no tiene por qué ocurrir nada grave. El marcador electrónico mantiene congelado el 1-2 a favor de los ticos y el minuto 90, como si Costa Rica ya hubiera triunfado, como si Archundia, el mexicano Archundia, ya hubiera pitado el final del juego.

Estados Unidos quiere evitar caer ante Costa Rica en casa por primera vez desde 1985. Quiere garantizarse el primer lugar de la Hexagonal de Concacaf. El derecho a Sudáfrica ya estaba en sus manos, pero otras cosas también importan. En la madrugada anterior su compañero Charlie Davis, el número 9, se había accidentado en la avenida del monumento a George Washington. El técnico Bob Bradley no quería dedicarle una derrota.

El reloj de Archundia indica que aún falta más de un minuto para que se venzan los cinco extra. Costa Rica está casi clasificada, Estados Unidos está decidida a impedirlo y México, el México de Archundia, está en este momento encabezando la clasificación al Mundial.

La presión es tremenda. Estados Unidos es un ejército enfurecido contra los guardias rurales y nerviosos vestidos de rojo que cuidan su marcadorcito.

Cientos de costarricenses acompañan a la Sele en Washington. Envueltos en gorros y bufandas compradas a última hora, se disponen a vivir una noche histórica.

Están viendo el último córner y deseando oír el pito de Archundia. En Guadalupe de Costa Rica, un tipo que se llama Pastor Fernández ve el partido solo en su sofá color negro. Fue el hombre cuyo gol permitió a Costa Rica ir al primer Mundial, Italia 90. Aunque se arrepiente de haber sido futbolista, sabe qué significa una pelota en el aire.

PUBLICIDAD

Acaba de ver cómo el gringo Torres le hurtó la pelota a Pablo Herrera cuando todos querían que la escondiera bajo tierra o sacara un foul capaz de consumir los últimos segundos. En el reloj de Archundia era el minuto 93 y el cronómetro del televisor decía 94.

Cuatro años después, Herrera estará jugando con Cartago y preferirá no recordar ese momento; acabará huyendo de la entrevista con los ojos vidriosos.

Vino el contragolpe y el saque de esquina concedido por Douglas Sequeira, acosado por dos delanteros. Rogers ejecutó y ahora la bola va en el aire.

Casi todos los ticos defienden desordenados, es el 94’ y Jonathan Bornstein llegará a cabecear como nunca lo hace. La pelota va en picada y cruza la línea de gol. La foto mostrará por siempre a Navas, a Centeno y a Azofeifa con cara de quien pide misericordia.

Luis Marín, el “capi” llora y dentro de cuatro años, en setiembre del 2013, rechazará recordar esta noche. En el mundo del fútbol cunden los agüizotes y prefiere no arriesgar. “Por vibra no hablo de eso”.

  • Comparta este artículo
Deportes

El maldito tiro de esquina del 2009: ni se olvida ni se menciona

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota