Deportes

Futbolista

La leyenda tica del marco que le atajó un penal a Alfredo Di Stéfano

Actualizado el 17 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Leyenda del marco que le paró un penal a Di Stéfano

Deportes

La leyenda tica del marco que le atajó un penal a Alfredo Di Stéfano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Colombia registró un ciclo esplendoroso en la Época del Dorado –meca del fútbol latino, de 1948 a 1954– y “el más popular” entre los 30 ticos fue una leyenda del arco, Jorge Cholo Rodríguez, describió allá el periodista Hernán Peláez Restrepo, en su libro Nuestro Fútbol (1976).

La prensa lo colmó de elogios y lo declaró por tres años el mejor portero de Colombia. Hasta se dio el lujo de pararle penales a dos ídolos argentinos del Millonarios de Bogotá, primero a Adolfo Pedernera y después a Alfredo Di Stéfano.

El Cholo lideró a los 21 ticos que brillaron en la Universidad bogotana y varias veces fue sacado en hombros, por paradas increíbles y milagrosas que hicieron historia.

El clímax se dio en 1950. Nueve ticos de la ‘U’ vencieron 1-0 al Millonarios y le cortaron un invicto de 27 juegos, con gol de Rodrigo Osito Solano. Una tarde gloriosa para Costa Rica, en especial para el arquero.

En 1951 fue adquirido por el Once Deportivo de Manizales, con el que se estuvo dos torneos. Y, por último, militó una campaña allá con el Cúcuta Deportivo hasta 1954.

Nacido en Heredia, el 5 de abril de 1925, su carrera había empezado con el Herediano en 1940, al sustituir a Amado Calvo por lesión.

Allí jugó en dos etapas, primero por ocho torneos y ganó dos títulos (1947 y 1948). Tras dejar Colombia, volvió al Team y alcanzó otro cetro más, en 1955. Se retiró con la Universidad de Costa Rica, en 1956.

En la Tricolor participó en 1946 en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de fútbol –Costa Rica lo ganó aquí– y los Juegos Centroamericanos y del Caribe, realizados en Barranquilla, Colombia.

Al dejar el deporte, administró una arrocera en Bagaces, Guanacasteca, y luego una finca ganadera en Aguas Zarcas, de San Carlos.

El miércoles pasado, esta leyenda de la portería, que figura con honores en el Salón de la Fama de la Epoca de Oro del balompié colombiano, murió a los 89 años, en Ciudad Colón. Un día después, se realizó su funeral en Aguas Zarcas.

  • Comparta este artículo
Deportes

La leyenda tica del marco que le atajó un penal a Alfredo Di Stéfano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota