Deportes

Alajuelense reasume el liderato

Las ideas del pizarrón se plasmaron en el terreno

Actualizado el 15 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Duelo de estrategas en la primera parte; en el complemento, Ramírez se impuso

La propuesta de los guapileños se quedó en dos balones en los palos y el gol postrero

Deportes

Las ideas del pizarrón se plasmaron en el terreno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alajuela. Quizás no fue un juego de campanillas. Tal vez, el pecado de la indefinición colmó con chiflidos la paciencia de la tribuna.

Mas, a los que apreciamos del futbol el valor de la estrategia y esa vocación de ajedrez, de timonel a timonel, el encuentro entre Alajuelense y Santos nos agradó. No tanto como para exagerar, pero, ciertamente, lo disfrutamos.

Al final, el 2 a 1 con que la Liga venció al Santos permite a los manudos amanecer como líderes absolutos de las jornadas de Invierno y, por qué no, con su revitalizada ilusión de sumar un nuevo cetro.

Maestros del toque. En sus tiempos de pantaloneta y tacos, Óscar Ramírez y César Eduardo Méndez, técnicos de la Liga y Santos, respectivamente, se distinguían por el toque fino y por la sagacidad que mostraban al pensar y actuar. Primero pensaban; luego “existían”.

Pues bien, sus pupilos mostraron atisbos de lo que ambos procuran implementar en sus equipos.

La estrategia del Macho Ramírez apostó por las coberturas de Luis Miguel Valle y de Juan Gabriel Guzmán, en función del intelecto de Álvaro Sánchez, quien, con el apoyo de Pablo Gabas, dotaría de balones al ariete Diego Calvo.

No obstante, a lo largo del primer capítulo, Calvo mandó a las nubes al menos un par de opciones.

Fue Cristopher Meneses quien abrió la cuenta con un trallazo rastrero, luego de una incursión de Juan Gabriel Guzmán, al 29’.

Entre tanto, el guión del charrúa César Eduardo Méndez privilegió el desdoble por los costados.

Con el vértigo de Juan Diego Madrigal y de Kevin Fajardo por las alas, el talento y visión de gol de Roberto Porras puso a cimbrar el transversal de un Dexter Lewis inseguro, y originó avances santistas que, por ráfagas, hicieron ver francamente mal a la zaga rojinegra.

De tal modo, nuestros apuntes del primer tiempo hacían notar un duelo interesante en el sector de la creación y varios chispazos de gol desperdiciados en ambas metas.

En la segunda etapa, posiblemente por la escasez de oxígeno, el libreto de Méndez comenzó a ceder ante el intelecto de Sánchez, el pulmón de Gabas y, ¡por fin!, la puntería de Diego Calvo. 2 a 0, al 66’.

PUBLICIDAD

En el último tramo del cotejo, Santos retomó sus opciones ofensivas. Un balón al área lo despejó Dexter Lewis. El rebote lo tomó Mario Víquez y fue un globito certero.

El ardor por la disputa del balón provocó una segunda tarjeta amarilla y la consecuente expulsión del capitán caribeño, Randall Porras.

En general, es posible afirmar que vimos un buen choque, merced al denodado afán colectivo de activar el músculo y traducir, en el terreno, los trazos del pizarrón.

  • Comparta este artículo
Deportes

Las ideas del pizarrón se plasmaron en el terreno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota