Deportes

La grada ayudó a repentina salida

Actualizado el 04 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Deportes

La grada ayudó a repentina salida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alajuela. Desde antes de iniciar el cotejo de ayer, la afición ya se había metido con Luis Roberto Sibaja, un técnico que no tuvo el aplauso de los aficionados.

El mal accionar del equipo en los últimos dos partidos resfrió a varios aficionados, pero los que llegaron al Morera Soto terminaron reprochando muchas de sus decisiones en el banquillo.

La relación Sibaja-afición nunca tuvo química y fue por mal camino, incluso desde el nombramiento del estratega en el puesto, donde tenía la complicada tarea de reemplazar al triunfador Óscar Ramírez.

El primer gol carmelo fue la chispa que hizo explotar a la afición, que de inmediato se tiró encima con abucheos de todo tipo.

Algunos se acercaron a reclamarle el mal accionar del equipo, como queriendo un roce más cercano, más íntimo tal vez.

El estratega prefirió hacer oídos sordos y se concentró en el juego.

Otros, como la barra La Doce, fueron más directos y lanzaron el cántico “Chunche, Chunche” en un apoyo condicional al asistente técnico de Sibaja, Mauricio Montero que no paró todo el partido de dar indicaciones desde el banquillo.

Eso sí, no hubo ningún cántico alusivo a la figura del estratega.

Ya para el segundo dardo verdiblanco, Sibaja prefirió no exponerse más y llevó el resto del juego con cautela desde el fondo del banco.

Abucheo. El 3-1 final solamente incrementó la cantidad de abucheos que notariamente afectaron el ánimo de un molesto Sibaja, quien salió disparado al camerino.

Primero dijo que no daría declaraciones, que mejor en la rueda de prensa, luego recapacitó y se detuvo a atender a los medios mientras todo el estadio lo culpaba a él de la derrota sufrida por su club.

La mala relación con el público fue el principal factor para que Sibaja presentara su renuncia, según explicó anoche el propio jerarca manudo, Raúl Pinto.

Incluso, luego del juego se pudo observar cómo dirigentes, algunos jugadores y el propio Sibaja conversaban sobre el juego en el gimnasio del Alejandro Morera Soto.

Ratos más tarde, Sibaja presentó su renuncia como técnico.

  • Comparta este artículo
Deportes

La grada ayudó a repentina salida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota