Deportes

El éxito de los 90 minutos se explica con el corazón

Actualizado el 11 de enero de 2013 a las 12:00 am

Deportes

El éxito de los 90 minutos se explica con el corazón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Ricardo Chacón (derecha) participa en el homenaje a los futbolistas Wálter Centeno (izquierda) y Alonso Solis (centro), en medio de la exitosa realización de los 90 Minutos por la Vida, el miércoles pasado. | ALONSO TENORIO
ampliar
Ricardo Chacón (derecha) participa en el homenaje a los futbolistas Wálter Centeno (izquierda) y Alonso Solis (centro), en medio de la exitosa realización de los 90 Minutos por la Vida, el miércoles pasado. | ALONSO TENORIO

Hace 18 años, con muchas complicaciones, Ricardo Chacón logró sacar avante la primera edición de los 90 Minutos por la Vida. Soñaba con algún día ver el estadio lleno de gente apoyando a los menores enfermos de cáncer...

El miércoles, con un Estadio Nacional repleto de amor y la recaudación de ¢275 millones , la actividad alcanzó un nivel de éxito inesperado por el mismo Chacón y sus colaboradores.

Tribulaciones sobran, como en todo evento masivo, pero Chacón no para de agradecer a los clubes, a los directivos, a los patrocinadores, la prensa, a todos a quienes le ayudan. Especialmente al pueblo de Costa Rica.

Tampoco olvida, ni por un instante, que Mayra Peraza, gerente de la Asociación Lucha Contra el Cáncer Infantil, es su socia en el proyecto que ya creó nombre y consiguió un lugar en el corazón de los aficionados.

“Todo se resume en una palabra: corazón. Todo se organiza con el corazón”, apunta Chacón.

Claro que después aclara para mencionar el enorme compromiso que él y otro tanto de personas imprimen en el proyecto.

A Peraza se le hace fácil describir lo que Chacón ha hecho por los pequeños enfermos de cáncer y sus familias: “Es un ángel para nosotros, es el ángel que llegó y nosotros creemos que Dios lo mandó a cuidar a nuestros pequeños”.

El orgullo es grande: gracias al apoyo masivo de los ticos la Asociación empieza el año con más del 100% de su presupuesto en las arcas. Eso les da, cuenta Peraza, para proveer los medicamentos y equipos; pagar profesionales; dar atención integral; hacer campamentos..., y soñar.

Cambio. Jaison, un pequeño de San Carlos enfermo de cáncer, soñaba con conocer a Ricardo Chacón, quien era futbolista de Alajuelense (finales de los 80 y parte de los 90).

Él le cumplió a Jaison más allá de lo requerido: acompañó al niño por más de cuatro meses en una experiencia que le cambió la vida al entonces jugador.

Chacón supo que se debía hacer algo más por ayudar a esos pequeños. Sintió que él, como futbolista, y los clubes tenían una responsabilidad social muy grande que llenar.

PUBLICIDAD

Primero, Erick Lonnis lo acompañó a repartir camisetas. Luego se juntaron más y más futbolistas hasta que nació el conocido Clásico del Amor.

No era suficiente y, con ayuda de Juan Luis Hernández Fuertes y otros personajes del futbol, se jugó la primera edición de los 90 Minutos por la Vida.

Dice Chacón que él siempre soñó en grande y su ilusión era ver “un estadio lleno por la niñez de este país enferma de cáncer”. Ya vio cinco ediciones así...

  • Comparta este artículo
Deportes

El éxito de los 90 minutos se explica con el corazón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota