Deportes

Jozef Miso y Wílmer López abren expediente este domingo

Nueve exfutbolistas copan banquillos de la Primera División

Actualizado el 28 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Todos están entrelazados con historias dentro de la cancha, desde compañeros de camerino en clubes, selección y hasta rivales

Deportes

Nueve exfutbolistas copan banquillos de la Primera División

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El 5 de enero de 1992, Wílmer López debutó en Primera División por orden explícita de un entrenador que confiaba a ciegas en su talento: Carlos Watson.

Para aquel momento, el DT ya tenía 11 años de haber colgado los tactos tras hacer carrera en clubes como Limón y Herediano, mientras el Pato apenas sumaba sus primeros minutos en la máxima categoría.

Un año después Watson y Wílmer tomaron caminos distintos, el primero alistó el maletín para dirigir a Saprissa y el segundo caminó unos pocos kilómetros para convertirse en jugador de Alajuelense, club donde se convertiría en referente.

Mientras la zurda de López dibujada trazos en el Morera, en la S, Watson tomaba la riendas de un camerino liderado por una generación de futbolistas que desarrollarían una carrera prominente. Hernán Medford era el mayor con 25 años, pero también estaban Mauricio Wright y Jeaustin Campos, con 23 y 22 años, respectivamente.

Casi una década después de desfilar por el vestuario saprissista, una aventura mundialista (Corea Japón 2002) reunió a Medford y a Wright en la Selección; a la cita también acudió Wílmer. En las entrañas de la Sele los tres compartirían horas de entrenamiento con un uruguayo que en los 80 había vestido las camisetas de Guanacasteca y Herediano: César Eduardo Méndez, para entonces, asistente técnico de Alexánder Guimaraes.

Para la misma época del mundial, un delantero de notoria frialdad sacudía las redes del país vestido con la camiseta liguista: el eslovaco Jozef Miso.

Miso recibió decenas de pases del Pato y se vistió de verdugo de diferentes oponentes, entre ellos el Saprissa, gracias a su pericia para apretar el gatillo en los tiros libres. Al cierre de sus carreras ambos dejaron la Liga con el sinsabor de no recibir el trato que creían merecer.

Fue así como el Pato viajó a Pérez Zeledón para jugar con los Guerreros del Sur, ahí estuvo bajo la guía de Johnny Chaves, exportero de larga cabellera con un paso menos largo en Primera pero una preparación académica labrada en aulas europeas que lo convirtió en uno de los hombres de mayor bagaje en su cargo.

Era 2007 y Chaves tomó su carrera en solitario como DT. Y ese año un zaguero corpulento ya había cerrado su hoja de vida en la máxima categoría: Vinicio Alvarado, un peón que pasó por Belén, Guanacasteca y Cartaginés.

Alvarado marcó a Medford y a Wright, se enfrentó a Jeaustin, a Wílmer y a Miso en la cancha, ahora los tiene de rivales en el banquillo donde cada uno defiende causas distintas.

Como lo hacen Watson en Saprissa y Méndez en San Carlos, los exfutbolistas copan las sillas de entrenador en Primera y extienden su rivalidad deportiva.

Salvo el eslovaco y el Pato, que apenas hoy tendrán su bautizo en la división de honor, el resto ya metió en sus currículos momentos dulces y amargos. La jornada 10 del Torneo de Invierno los pone de nuevo a prueba, como tantas veces lo hizo el fútbol cuando vestían pantaloncillo corto.

  • Comparta este artículo
Deportes

Nueve exfutbolistas copan banquillos de la Primera División

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota