Deportes

Un duelo personal que exige orgullo

Actualizado el 02 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Deportes

Un duelo personal que exige orgullo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todo comenzó con una oferta: la que supuestamente le hizo la directiva de Alajuelense a Luis Fernando Fallas para llegar a ser asistente de Óscar Ramírez.

Sin duda, una gran oportunidad para un entrenador joven, ambicioso y motivado, pero principalmente, desempleado.

No obstante, el Machillo no aceptó. Dijo que prefería tener a la par a alguien con experiencia dentro de una cancha de futbol; alguien como su aliado de toda la vida: Mauricio Montero.

También mencionó que Fallas apenas tenía unos cuantos juegos como técnico en Primera División. Unos siete meses en Puntarenas FC, para ser exactos.

Por supuesto que hubo resentimiento del otro lado. Pero después de unas cuantas palabras de allá y de acá, con algo de ácido, valga mencionar, el tema se enfrió y no se volvieron a decir nada ( todos saben que el tema está ahí).

En primera instancia, porque Ramírez volvió a lo suyo: tratar rearmar a una Liga herida por perder una racha de títulos.

En segunda, porque Fallas se fue para Limón en lo que parecía una decisión desesperada para probar su valor y no pasar más tiempo viendo partidos por televisión.

Así avanzó la temporada y con un Limón siendo sorpresa, se vieron las caras por partida doble. En la misma medida, el Machillo se fue con algo que pensar a la casa (un 0-0 en Alajuela y un 0-1 en el Caribe).

Ahora, su lucha silenciosa tendrá un nuevo tracto, en el cual uno tratará de demostrar que tenía razón. El otro probar lo contrario.

  • Comparta este artículo
Deportes

Un duelo personal que exige orgullo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota